ESTADOS

La peligrosa aventura de ir a trabajar: así viajan miles de empleados en León

El accidente del fraccionamiento Gran Jardín pone en evidencia la ausencia de seguridad en el transporte de empleados a sus puestos de trabajo

  • JORGE FLORES
  • 20/08/2019
  • 15:55 hrs
  • Escuchar
La peligrosa aventura de ir a trabajar: así viajan miles de empleados en León
Miles de empleados son transportados cada mañana a sus trabajos en precarias condiciones de seguridad.

El pasado lunes cuatro jardineros perdieron la vida en un accidente de tráfico en el interior del fraccionamiento Gran Jardín de León. Sin medidas de seguridad, con riesgos y negligencia: así se mueven todos los días en León miles de hombres y mujeres que salen temprano a sus puestos de trabajo en las cajas de las camionetas.

Todos los días en León miles de trabajadores, jardineros, albañiles y jornaleros salen de sus casas de madrugada rumbo a sus empleos. Se transportan en grupo, llenan camionetas con herramientas, materiales y equipo de trabajo. Y ahí, donde queda algo de espacio, ellos se acomodan.

 

Apretados o unos encima de otros, pero tienen que caber.

Subidos en la parte de atrás de las camionetas se agarran de donde pueden y se trasladan por toda la ciudad entre el tráfico.

Sentados en la redilas de la caja se arriesgan a caer y ocasionar una tragedia.

Por lo regular los trabajadores se reúnen en un punto en común, cerca de alguna de las entradas de la ciudad, y es que la mayoría vive en colonias de los suburbios o en comunidades de la periferia. De ahí, alguien los recoge, puede ser el patrón u otro compañero con vehículo. Una vez montados en las cajas de las camionetas comienza la peligrosa aventura.  

Viajan por toda la ciudad para llegar a sus trabajos.

Cargan también las escaleras, la herrería, las máquinas para cortar, seguetas, tijeras, hachas y palas. A la caja trepan la soldadora, la planta de luz, un tanque de gas y los taladros. Todo en un mismo espacio sin la más mínima mediada de seguridad.

Los trabajadores ocupan el mismo espacio que la herramienta, en muchas ocasiones peligrosa. 

Estos trabajadores que muchas veces ganan por día de trabajo y trabajan cuando hay, no cuentan con prestaciones ni con un seguro que los proteja a ellos o a sus familias de algún accidente laboral.

No tienen ninguna medida de seguridad, ni los transportes, ni los pasajeros. 

En ocasiones son los mismos patrones o contratistas quienes se hacen cargo del transporte. La falta de seguridad no solo está en la forma de ser transportados, apilados en las cajas, sino en las garantías que se les ofrecen al hacer sus labores. Trabajos con el salario mínimo sin seguro en los que arriesgan sus vidas en pésimas condiciones laborales.