OPINIÓN

Transformación urgente

La cuarta transformación simplemente no funcionó porque fue pensada para otra época. Hoy es urgente la necesidad de una quinta transformación

  • Dip. Juan Carlos Romero Hicks
  • 14/05/2020
  • 21:45 hrs
  • Escuchar

Muchos de los problemas que hoy se hacen evidentes por el crecimiento de la pandemia del Covid-19, son problemas que se gestaron antes de que existiera el virus y aunque se acentuaron con la crisis sanitaria, son resultado de decisiones equivocadas que deben ser rectificadas para empezar a solucionarlas.

La crisis en materia de salud inició desde finales del año pasado cuando a partir de criterios políticos, decidieron cerrar el Seguro Popular (que contaba con más 50 millones de afiliados y funcionaba de forma sumamente decorosa como sistema de salud) para sustituirlo con el INSABI. A partir de dicho momento todo se hizo confuso y dejó de funcionar: no se sabía quienes eran los beneficiarios, la escasez de medicamentos se hizo mucho mayor y se empezaron a cobrar cuotas que los pacientes simplemente no podían pagar. Otra crisis que ya cargaba el sistema de salud fuero los inhumanos criterios de austeridad con los que quitaron los tratamientos más costos a quienes más lo necesitaban.

En materia económica la crisis también es anterior al Covid-19. La falta de inversión y de confianza inició a finales del 2018 cuando a partir de una consulta ciudadana apócrifa se canceló la construcción del aeropuerto de Texcoco y desde ese momento, con acciones como el ataque del presidente López Obrador a las calificadoras internacionales o como las cancelaciones de las rondas petroleras, de los contratos para los gasoductos y más recientemente de la planta cervecera en Mexicali, se han generado pérdidas incuantificables. El año pasado tuvimos crecimiento cero y eso fue antes de que existiera el coronavirus. 

En materia de seguridad la crisis también es anterior al Covid-19. El año pasado fue el más violento del que se guarde registro y en parámetros tan sensibles como los son feminicidios y secuestros, se ha mantenido una tendencia ascendente hasta marzo del presente año. Ejemplo de ello es que precisamente en marzo se registraron 3,078 muertes violentas y eso lo convierte en el mes más violento de esta administración y por lo tanto del que se guarde registro. Estamos hablando de 102 asesinatos por día; más de cuatro por hora.

Pueden seguir culpando al pasado o pueden culpar a la crisis sanitaria que genera la pandemia, pero la realidad es que el proyecto está mal formulado y se hizo obsoleto antes de que pudiera consolidarse. Hablar de una refinería cuando el petróleo es más barato que nunca y de un tren de turistas cuando el turismo es el rubro más afectado, es simplemente no ver la realidad. 

La cuarta transformación simplemente no funcionó porque fue pensada para otra época. Desde su planteamiento inicial provocó profundas crisis en el sistema de salud, en la economía y en el aumento de la inseguridad. La pandemia del Covid-19 aceleró la caída, pero hoy es urgente la necesidad de una quinta transformación.