Opinión

¿Presupuestos Participativos?

Varios gobiernos de diferentes signos ideológicos en América Latina han adoptado este mecanismo abriendo un abanico con múltiples experiencias y resultados

  • 08/01/2022
  • Escuchar

Ayer en León, el Ayuntamiento lanzó la iniciativa #ParticipaLeón y la definió como un ejercicio inédito en nuestra ciudad para poner en manos de las y los ciudadanos la decisión sobre las obras a realizar en cada una de las nuevas Delegaciones que integran la ciudad.

Pero ¿decidir, decidir, decidir? Pues no exactamente por ahora.

El ejercicio de entrada parte de elegir entre obras previamente seleccionadas por las áreas técnicas de la administración pública municipal. Es decir, que las propuestas no salieron de procesos participativos de organización y planeación desde cada Delegación o colonia, sino que básicamente es una lista de obras pendientes que se priorizarán con apoyo de las y los ciudadanos leoneses, con credencial de elector, conforme al proceso que la mayoría del Ayuntamiento aprobó.

Ayer mismo, en redes sociales, yo manifesté que celebro este ejercicio, y para mi fortuna comencé a recibir mensajes para preguntarme por qué me alegra este arranque de una nueva política pública en mi ciudad.

Lo explico aquí: La participación ciudadana siempre será una buena noticia. Aclaro que lo que más me entusiasma es el inicio de este proceso de construcción de una nueva forma de participación, porque considero que esto es solo el inicio. En Jalisco, Nuevo León o la Ciudad de México, son procesos que ya van avanzados y casi consolidados.

Esta modalidad de participación ciudadana nació en la ciudad de Porto Alegre, en Brasil, en el año de 1989. El éxito fue tal, que el campo de acción del Presupuesto Participativo se amplió y el entusiasmo popular que suscitó de esa experiencia se ancló en dos dimensiones: la primera fue de carácter espacial, pues cada territorio –previamente definido- deliberó abiertamente sobre sus prioridades hasta que alcanzó un consenso vecinal; la segunda fue temática, de tal forma que la administración municipal organizó las reuniones y comités específicos necesarios para darle un sustento técnico a cada proyecto emanado de las prioridades previamente acordadas.

En el Presupuesto Participativo gestado en Porto Alegre destaca el proceso de toma de decisiones que conjuga la deliberación vecinal y el acompañamiento técnico gubernamental. En menos de una década se popularizó en Brasil convirtiéndose en una potente herramienta para incentivar la participación ciudadana acompañado de otros mecanismos de participación ciudadana como la Planeación Participativa.

Varios gobiernos de diferentes signos ideológicos en América Latina han adoptado este mecanismo abriendo un abanico con múltiples experiencias y resultados en la materia, también en Estados Unidos este instrumento ha tenido éxito en ciudades como Denver, en Colorado y en Los Ángeles, en California. El avance y consolidación del Presupuesto Participativo ha llegado a Europa, Asia, África y Oceanía, instaurándose como una herramienta de gestión pública global, pero cuya principal característica ha sido su construcción desde el ámbito más local.

El pasado 17 de noviembre en el Congreso del Estado de Guanajuato presenté una iniciativa para reformar tanto la Ley de Participación Ciudadana como la Ley Orgánica Municipal, precisamente en materia de Presupuestos Participativos que aún no se discute. Luego, el 9 de diciembre el Ayuntamiento de León envió su propia iniciativa, que entiendo sustenta las acciones que están emprendiendo ahora, e igual que la mía se turnó a comisiones. Es decir, que apenas comience el periodo ordinario siguiente de sesiones, el 15 de febrero, tendremos la oportunidad de discutir ambas y señalar sus coincidencias y probablemente sus diferencias.

Pero esa discusión se dará, precisamente después de tener los resultados de este primer esfuerzo en León, lo que no es poca cosa si pensamos que podremos discutir con información y con datos en la mano. Yo imagino algo así como el paraíso de los procesos legislativos.

En mi opinión, la principal diferencia de este ejercicio con mi propuesta es todo el proceso social previo que se propone.

Si no tienes un proceso de organización y de diálogo previo con tus vecinas y vecinos, si ese proceso no incluye a todas las poblaciones y escucha sus necesidades, si no contribuiste a definir mecanismos de acuerdo democrático alrededor de las propuestas, si no viviste y resolviste las diferencias de opinión y trascendiste en la visión intergeneracional, ¿realmente estás participando?

Parece que hay dos grupos de práctica en los ejercicios de Presupuesto Participativo en México: por un lado, los que vinculan el ejercicio al derecho ciudadano al voto con intervención incluso de los Organismos Públicos Electorales Locales de sus Estados; y por otro lado, los que vinculan el proceso participativo a acciones administrativas o a lo social y territorial. El modelo que presenta León, parece ser un híbrido.

Existen datos para afirmar que las iniciativas con más éxito son las que tienen una complejidad progresiva, que permiten una participación informada y favorecen que las personas se involucren de a poco en poco. Por ello, muchos gobiernos han adoptado incluso tecnologías de simulación de presupuestos. Ya les platicaré de ello.

Por ahora, las claves están en: (1) recabar la opinión ciudadana sin exigir esfuerzos mayores en procesos sencillos y accesibles con mecanismos de interacción básicos; luego (2) generar interés en explorar la estructura y contenido de los presupuestos y las posibilidades, pues es normal que se inicie sin conocimiento técnico sobre un presupuesto público; más tarde (3) la ciudadanía podrá enfrentarse a analizar todo un presupuesto, seleccionar y entender partidas, y hasta a proponer cambios en las balanzas económicas.

Mi mejor deseo para Guanajuato es llegar hasta allá pronto, con una suave curva de aprendizaje y con la mayor participación posible.

Por eso, me parece una gran idea empezar ya. Pero sabiendo, que debemos legislar para todo el Estado de Guanajuato, porque León no es todo Guanajuato, que debe reglamentarse en cada uno de los municipios y que tendremos la oportunidad de discutirlo de forma práctica.

Yo invito a todas y todos a participar y a descubrir en sitio todas las posibilidades de mejora. A observar, documentar, analizar y socializar.

¡Gran fiesta para León en su aniversario! ¡Volvamos a fundarnos!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.