Opinión

¿Por qué no hay chips para la industria automotriz en Guanajuato?

Se estima que se producen un trillón de chips año, cada uno de ellos se fabrica en 8 semanas y transcurren otras 16 o 18 para su entrega

  • 09/10/2021
  • Escuchar

En el marco de la Industrial Transformation Mexico 2021 (Hannover Messe) que tiene el objetivo de impulsar la agenda digital en Guanajuato para ofrecer soluciones a la nueva realidad de la industria 4.0 y el impacto de la pandemia en el avance de la digitalización del país que suma 3 años más a los 10 que teníamos de atraso con respecto a los países desarrollados, se hace de vital importancia discutir el gran problema que ha significado y que significará la escasez de chips.

Los chips son pequeñas piezas de material semiconductor como el silicio, que contienen múltiples circuitos integrados que procesan información mediante electricidad para que funcionen diferentes dispositivos como computadoras, aparatos electrónicos, electrodomésticos y hasta automóviles.

Se estima que se producen un trillón de chips año, cada uno de ellos se fabrica en 8 semanas y transcurren otras 16 o 18 para su entrega, se requiere el equivalente a 60 albercas olímpicas de agua diariamente para su producción, de 2 a 3 años para construir una planta productora y un aproximado de 15 mil millones de dólares para hacerlo, producir a máxima capacidad y desde luego, personal altamente calificado y especializado.

La fabricación de estos chips se encuentra concentrada en pocas empresas, como la taiwanesa TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company) que dominaba el 56% del mercado, fabricando ahora casi el 90% de los chips necesarios en el mundo.

Entre la industria que requiere de chips está la automotriz, y aunque su demanda solo representa el 7% de la producción mundial, la escasez le ha generado impactos catastróficos por el valor que representa cada unidad no vendida, terminada, puesta en parques y diferentes espacios en espera de la llegada de los chips, o almacenada en partes debido a que cada auto o plataforma requiere de chips en diferentes etapas para su armado. Estos impactos han representado pérdidas de 210 mil millones de dólares en ventas a nivel mundial en el 2021 según la consultora AlixPartners.

Para explicar de manera sencilla este problema que se generó del resultado de la tormenta perfecta, debemos tener en cuenta los siguientes sucesos:

1.       Abril – mayo 2020. Aumento de la demanda de aparatos electrónicos de uso doméstico y una sustitución en la producción de chips para automóviles. Debido al encierro provocado por la pandemia, se suscitó un alza en la adquisición de dispositivos que facilitan la nueva modalidad de trabajo remoto y la educación a distancia, además de aparatos que ayudan a hacer el encierro más llevadero, como consolas de juegos, televisiones, celulares, tabletas y diferentes electrodomésticos. Esto ocasionó que el número de chips especializados a producir para este tipo de productos se acrecentara y que, por el contrario, debido a la disminución de la demanda de autos y su producción just in time, se redujera la producción de chips para esta industria sin tener inventarios para una pronta respuesta.

 

2.       Septiembre 2020. Incremento a las restricciones de importaciones chinas a EUA y una sustitución en esa demanda de importaciones hacia países como Taiwán y Corea. La guerra comercial en contra de China impulsada por Donald Trump, en específico a la empresa SMIC (Semiconductor Manufacturing Intrernational Corporation) con elevadas sanciones que le dificultaron vender sus chips a empresas estadounidenses como Apple, Tesla, Ford, IBM entre otras, derivó en que la empresa taiwanesa TSMC se convirtiera en el principal proveedor en conjunto con Samsumg, sin embargo, estas empresas no pudieron satisfacer la demanda en el corto plazo aun produciendo al 100% de su capacidad.

 

3.       Marzo 2021. Una caída en la oferta de chips japoneses por la destrucción de su capacidad instalada de producción. En el mes de marzo la empresa japonesa RENESA, especializada en la producción de chips para la industria automotriz, sufrió un incendio por sobrecarga eléctrica en su afán de aumentar su productividad para satisfacer la demanda, bajando al 10% su capacidad de respuesta.

4.       Junio 2021. Un incremento en la escasez de recurso hídricos en Taiwán. Como resultado del cambio climático, Taiwán vivió una de las peores sequías de los últimos 50 años en meses anteriores, lo que agregó presión al problema llevando al gobierno de dicho país a suspender el riego de tierras agrícolas para dar prioridad a la fabricación de chips por la gran cantidad de agua que requieren.

 

5.       Agosto 2021. Aumento en las restricciones para la extracción de silicio, reduciendo significativamente la oferta del mineral. El costo de silicio necesario para la fabricación de los chips, se ha disparado en un 300% a pesar de ser el segundo elemento más abundante en la tierra, siendo China el mayor productor; el aumento se debió a la crisis energética por los bajos recursos hidroeléctricos y por una política del Presidente de China para generar un balance producción-contaminación para despejar los cielos de ese país. Las plantas de silicio y de chips que estaban produciendo, han sufrido paros la semana anterior y se espera que se reactiven pronto.

6.       Octubre 2021. Desacoplamiento de las cadenas de productivas internacionales y desorden en el proceso de fijación de precios.  La pandemia generó una disrupción en las cadenas de valor globales afectando los ciclos logísticos de manera total, generando un desorden en los mercados y en el proceso de fijación de precios, dando espacios a la especulación y movimientos extraordinarios en los precios relativos. El costo de los contenedores ya venía aumentando desde el 2019, dando como resultado con el impacto de la pandemia un aumento del 530% desde ese año a la fecha.

En Guanajuato, debemos analizar detalladamente el impacto económico de la escasez de chips en la industria automotriz en Guanajuato y las propuestas de política pública para aminorar sus efectos, pero también, pensar en las acciones necesarias para promover la diversificación económica en materia de atracción de inversiones en nuevas tecnologías, la creación de capital humano, sustentabilidad energética y recursos naturales para soportar nuevas industrias.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.