Opinión

Los muertos de López Obrador y la 4T

Ahora que gobierna AMLO y su 4T provocando la muerte a 7 personas por causas muy parecidas al “socavón” el presidente guarda silencio

  • 17/03/2020
  • Escuchar

Hasta este momento que escribo esta columna se contabilizan siete muertos por negligencia médica de manos de funcionarios federales del Hospital de Pemex en Tabasco. Negligencia médica es decir lo menos en toda la cadena de manejos turbios y oscuros fuera de la ley al comprar medicamentos caducos o contaminados y suministrarlos a pacientes enfermos que requerían tratamiento de hemodiálisis.

La primera muerte de un paciente bajo estos tratamientos se registró el 29 de febrero. Pemex informó que se encuentran bajo tratamiento 53 pacientes afectados por el medicamento contaminado y suministrado por prescripción de médicos a través de enfermeras que son quienes aplican de manera directa el medicamento denominado Heparina sódica. La farmacéutica PISA quién produce el fármaco se deslindo de forma clara y contundente, al denunciar varias anomalías en el frasco del producto.

Lo inaudito es que el medicamento se “reusó y adulteró en el volumen de la solución y características de la misma, así como alteraciones en el empaque secundario (caja de cartón)” causando severos daños inmediatos en los enfermos como por ejemplo no poder levantarse ni comer por su cuenta, problemas para respirar, vómito, temperatura muy elevada y la muerte inmediata. ¡Increíble! Resulta que ningún médico ni enfermeras se percataron de revisar que el medicamento estaba adulterado al no contar con la cantidad de volumen para su aplicación.

¿Quiénes son los responsables? Evidentemente los médicos que ordenaron aplicar dicho medicamento, así como también las enfermeras que llevaron a cabo el suministro del fármaco a los enfermos; pero también el personal administrativo responsable de adquirir el lote del medicamento en cuestión. Los funcionarios que llevaron a cabo la compra tienen nombres y apellidos, así como los cargos que ostentan en el área de adquisiciones del hospital o bien, en Pemex si fuera el caso de que las compras sean centralizadas en la paraestatal.

Estamos hablando de una serie de delitos competidos por funcionarios federales dentro de un recinto oficial que es el Hospital de Pemex, por lo que ya es del conocimiento de la Fiscalía General de la República (FGR) la investigación relacionada con las seis muertes de pacientes en la ciudad de Villahermosa. Esperemos que en verdad realicen una investigación seria y profunda y que se haga justicia a los familiares de las víctimas que perdieron a sus seres queridos por la irresponsabilidad de funcionarios coludidos con malos manejos y corrupción.

Una autentica tragedia lo que ha sucedido en Tabasco tierra del Presidente López Obrador, donde una vez más las políticas públicas de su gobierno y sus funcionarios en materia de salud siguen siendo erróneas y erráticas, causando ya la muerte de siete inocentes personas por culpa de irresponsables funcionarios que entre ellos se cuidan y se protegen para que sus nombres no sean del conocimiento de nadie.

¿Qué diferencia hay entre el escándalo del famoso “socavón” de Cuernavaca, Morelos que causó la muerte a dos personas que circulaban en su vehículo con destino a sus trabajos un padre e hijo, cuando de repente se abre la tierra de la carretera y se proyectan al fondo del socavón muriendo asfixiados ante la mirada de funcionarios públicos que no hicieron nada? Y ahí sí el entonces opositor al gobierno López Obrador pidió la destitución inmediata del entonces secretario de Comunicaciones y Transportes.

Ahora que gobierna AMLO y su 4T provocando la muerte a 7 personas por causas muy parecidas al “socavón” el presidente guarda silencio y no es capaz de pronunciarse como lo hizo en el pasado pidiendo la renuncia de su amigo director de Pemex y de aquellos funcionarios que intervinieron en la cadena de compra y suministro del medicamento contaminado aplicado a enfermos que solo querían ser protegidos por la seguridad social del estado mexicano y encontraron la muerte.

¿Por qué no mide con la misma vara el justo, honorable, decente e incorruptible López Obrador en su gobierno que no es igual a los “otros”?

¿Usted que opina?