Opinión

La mitad de la población merece la mitad del poder

La paridad en todo aplica a todo, pero no sucede mágicamente si cambiamos todo para dejarlo todo igual

  • 25/09/2021
  • Escuchar

Somos 3’170,480 de mujeres guanajuatenses según el censo 2020 del INEGI. Pero aun siendo el 51.4% de la población, no tenemos esa presencia en los espacios de decisión.

La mitad de la población merece, al menos, la mitad del poder. De eso se trata la paridad.

El Congreso de Guanajuato tendrá una integración paritaria una vez más, pero por primera vez luego de la reforma constitucional en esa materia hecha en mayo de 2019, que obliga a equilibrar todos los espacios de decisión pública con la participación de las mujeres.

La paridad en todo aplica a todo, pero no sucede mágicamente si cambiamos todo para dejarlo todo igual.

El cambio es complejo porque implica pasar del documento a los hechos, todo suena mejor en la teoría, pero debemos normalizar ya nuestra ocupación de los espacios de poder que casi siempre tienen los hombres, y trascender de manera definitiva que participamos solo para la foto democrática.

Si tú que me lees te informas sobre la vida pública de nuestro Guanajuato, tal vez sepas que hoy asumo un cargo como representante ciudadana. Tendré el honor de ser Diputada del Congreso de Guanajuato y desempeñaré con gusto mi función, precisamente, gracias al principio constitucional de la paridad que me favoreció con esta distinción.

Es decir, que llego a este espacio de poder gracias al esfuerzo todas las mujeres políticas y las que antes que yo han sido legisladoras de todos los partidos, gracias a su tenacidad y resistencia, porque llevaron a este punto la agenda política de las mujeres.

Y por eso, su lucha me compromete a continuar la ruta para hacer avanzar a las mujeres guanajuatenses.

Hemos hablado desde aquí de los compromisos internacionales por la igualdad, de las mujeres mexicanas y de Guanajuato que viven por debajo de la línea de pobreza, de la posibilidad de hacer ajustes al gasto público con perspectiva de género para vernos incluidas y de nuestra participación activa -pero sin reconocimiento- en la economía de los cuidados; hablamos también de algunas historias de los emprendimientos de mujeres que han fructificado generando empleos y crecimiento con mando femenino.

Esos y otros temas se incluyen en la agenda legislativa que llevaré al Congreso. Si este espacio lo permite, seguiré compartiendo con ustedes los temas públicos que nos convocan a dar soluciones para un Guanajuato inclusivo y con futuro.

Mi compromiso es ser una voz de mujer representando a esta mitad de la población guanajuatense que merece ser escuchada, priorizada, atendida y reconocida desde ese espacio de poder.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.