Opinión

La #LeyApagón

El aumento del precio de la luz en detrimento de la economía familiar será una de las consecuencias de las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica

  • 03/03/2021
  • Escuchar

Se cumplió el trámite de la iniciativa preferente y Morena junto con sus aliados aprobaron uno de los cambios más anacrónicos posibles; un cambio con el que México se quedará en la era del carbón: sin luz y sin velas.

Algunas de las consecuencias derivadas de las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica serán:

·  Aumento del precio de la luz en detrimento de la economía familiar. El megawatt más barato que produce la CFE cuesta 35 dólares y el megawatt que compra la CFE a empresas privadas cuesta menos de 20 dólares, y la reforma obliga a comprar primero la energía más costosa.

·  Mayor contaminación, ya que la reforma le da preferencia a la utilización de energías contaminantes derivada principalmente de combustibles como el diésel, el combustóleo, el carbón y el gas natural. Esto además hace absurda la inversión en energías limpias ya que aunque sean más económicas, serán las últimas en ser consumidas.

·  Problemas de amparos y arbitraje internacional ya que la modificación es violatoria de la Constitución y del T-MEC; afecta la libre competencia, favorece a una empresa estatal sobre las privadas, cierra un sector de inversión y trasgrede las reglas para aquellos que invirtieron previamente. Incluso, la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del gobierno norteamericano ya instó a nuestro gobierno a escuchar a quienes han invertido en el sector eléctrico privado y a “proveer realmente una atmósfera de libre inversión y transparencia para que las empresas estadounidenses sigan invirtiendo en México”.

·  Además, la reforma aumentará la corrupción ya que el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) podrá otorgar discrecionalmente el acceso a la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución indispensable para la competencia en la generación y el suministro; esto quiere decir que la CFE ya no recurrirá a subastas y no recurrirá a mecanismos de competencia para comprar energía más barata facilitando favorecer a empresarios afines de forma indebida.

Hoy tenemos un país en donde cada vez son más comunes los apagones y la respuesta del Gobierno Federal es expulsar a quienes produzcan energías limpias y construir plantas que funcionan con diésel, gas o carbón. La política energética de este gobierno necesita urgente un golpe de timón que garantice el abasto, no afecte la economía familiar, impulse las energías limpias y respete la Constitución y los tratados internacionales.


@JCRomeroHicks

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.


OTROS TEXTOS DEL AUTOR