Opinión

#Yoestoyconmigobernador: los otros datos

En ningún momento del periodo analizado Guanajuato ha crecido cuatro veces más que la media nacional, como señala la engañosa postal de apoyo al Gobernador Diego Sinhue Rodríguez

  • 02/10/2019
  • Escuchar

Esta semana, a raíz del conflicto generado por la petición de la desaparición de poderes en Guanajuato, circuló en las redes de manera masiva una imagen del gobernador Diego Sinhue Rodríguez con seis afirmaciones que fundamentaban las razones por las cuáles la población le otorgaba su apoyo: crecemos (Guanajuato) 4 veces encima de la media nacional, cuenta con más eventos de talla internacional que ningún otro, tiene el mejor sistema de salud del país, tiene la evaluación crediticia más alta, menor índice de corrupción y muestra el menor índice de impunidad.

Cada una amerita un análisis específico sobre su veracidad, pero hay una en particular que ha quedado como dogma en el imaginario colectivo: Guanajuato crece cuatro veces por encima de la media nacional. Veamos si es esta afirmación es cierta.

El Observatorio Económico México Cómo Vamos es una organización de la sociedad civil compuesta por un grupo plural de especialistas en economía y política pública que desde hace años aplica un complejo modelo para monitorear el avance de indicadores económicos a nivel estatal y nacional, con una base estadística asentada en gran medida, en datos oficiales.

A quien le interese profundizar en la situación económica de Guanajuato le sería muy útil revisar el portal de este organismo, pues su llamado semáforo analítico no se agota solamente en el registro del PIB sino abarca decenas de índices. Los porcentajes los construye el Observatorio con datos de Inegi:


Como se observa, en ningún momento del periodo analizado Guanajuato ha crecido cuatro veces más que la media nacional, como señala la engañosa postal de apoyo al Gobernador.

Nadie debe alegrarse porque nuestro estado no crezca a altas tasas o porque las políticas económicas adoptadas estén llegando a los valles del ciclo económico. Aunque el PIB no es el único indicador para valorar el bienestar de la población, su disminución es un factor que apunta a menos generación de empleo y se relaciona parcialmente con los ingresos para la población.

Los datos muestran una peligrosa caída del PIB estatal entre 2017 y 2018 y tendría que ser considerada por quienes conducen Guanajuato para evaluar la decisión pautada en términos neoliberales de apoyar casi sin medida a las empresas extranjeras en demérito de la estimulación de la planta productiva local. Digamos que se ha promovido un intocable modelo concentrador del ingreso, cuya ventaja comparativa son los bajos salarios. No se debe olvidar que Guanajuato no ha encontrado un camino efectivo para abatir la precariedad pues tiene actualmente más pobres que hace diez años.  Es justo acotar que de poco sirve una economía poderosa si se omite la distribución y redistribución de la riqueza.

A nadie le conviene publicar cifras falsas, ni festinar logros que no existen. Elevar la calidad del debate implica argumentar de forma razonada el origen de las preferencias políticas. Y más, si como es presumible pensar, la campaña de apoyo estuvo animada por el aparato de comunicación estatal.

Ojalá hubiésemos crecido a las tasas presumidas; quizá no tendríamos los índices de violencia e inseguridad tan graves como los que padecemos, por cierto, ausentes en las argumentaciones de las personas que reproducían el apoyo al gobierno estatal.