Opinión

¡Qué p... Gobierno!

Hoy tenemos un p... gobierno peor a cualquiera del pasado donde los resultados sociales saltan a la vista con un gravísimo costo en el deterioro social

  • 15/01/2022
  • Escuchar

Justamente, en el meridiano del sexenio, a tres años de un supuesto gobierno "diferente" emanado de un partido "diferente" y con un político "diferente" que prometió y prometió una diversidad de cosas para cambiar a México de las manos de los políticos de siempre y transitar a un país próspero, menos desigual, menos corrupto, con crecimiento económico y transformando las instituciones a modelos comparables a países del primer mundo, hoy la nación entera se estremece al ver uno de los peores gobiernos en la historia moderna de nuestro país.

Hoy tenemos un pinche Gobierno peor a cualquiera del pasado, donde los resultados sociales, económicos y políticos saltan a la vista, con un gravísimo costo en el deterioro social de las familias mexicanas que como nunca antes, viven en situación de pobreza extrema y marginalismo en todas sus vertientes. Millones de compatriotas se encuentran al "margen" del estado de bienestar que por derecho tenemos y peor aún, con perdidas irreparables de vidas humanas y bienes.

Un pinche Gobierno incapaz, ineficaz, corrupto, tramposo, insensible a tantos y tantos problemas que tiene el país y para tragedia de la sociedad entera, una pandemia mundial donde la improvisación de sus ignorantes funcionarios y pésimas políticas públicas han contribuido a una de las más grandes catástrofes de México, con más de medio millón de seres humanos muertos y la descomposición en el seno de millones de familias, que han sido rotas por culpa del nefasto gobierno federal.

Un presidente mentiroso que engaña al pueblo en lo fundamental, que es la vida de sus representados minimizando la gravedad del contagio de la pandemia y sus efectos secundarios a personas que no se encuentran en optimas condiciones de salud, donde el covid-19 se ha ensañado con ellos, hasta la muerte. Un mandatario que ha sido ejemplo de valemadrismo para prever los contagios y que desdeña una y otra vez las recomendaciones de los organismos internacionales y nacionales de salud pública.

Al grado de que existe mucha, mucha gente que aún duda de la existencia de la enfermedad, al ver y escuchar al presidente de México, que no usa cubre bocas, que invita a la población a salir de sus casas y continuar sus vidas sociales y laborales como si nada pasara. ¡En fin! Eso sólo en cuanto al tema de la pandemia y sus graves consecuencias en el mercado laboral. Un pinche Gobierno que cómo ninguno otro, tiene a la población entera con desabasto de medicamentos y que es imposible ser atendidos en los centros de salud públicos para realizar un sencillo y simple análisis de sangre, al no contar con jeringas y suministros básicos de laboratorio.

A tres años de gobierno, no existe una sola obra pública en la república. Los municipios sin dinero y los estados también. Todo el dinero del erario público se aplica a programas de subsistencia social, con el único propósito de controlar a la gente beneficiada con fines electorales, para hacer crecer su base social de pobres que hoy reciben cantidades de dinero impensables y que se han convertido en soldados incondicionales del gobierno y de su partido Morena.  

Es hora de despertar, el tiempo se agota. La revocación de mandato, es el único instrumento que hoy por hoy tenemos los mexicanos para terminar con está pesadilla, de lo contrario, nos esperan dos años y nueve meses más de un pinche gobierno que puede extenderse a seis años más de Morena y sus nefastos políticos y políticas públicas que sepultarán a México de manera definitiva.

¿No cree usted?

Dr. Carlos Díaz Abrego

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.