Opinión

¡No se vale llorar!

Ojalá que todos aquellos partidos y "expertos" que pidieron a la sociedad no salir a votar, puedan solucionar los graves problemas que aquejan a millones

  • 16/04/2022
  • Escuchar

A prácticamente una semana del 10 de abril, fecha histórica para la democracia del país, ya que por vez primera en la vida constitucional de México se vivió un proceso de esta naturaleza, para poder revocar el mandato de un presidente, siempre y cuando los ciudadanos así lo consideraran. La indiferencia y apatía al más viejo estilo del mexicano, siempre, o casi siempre, sin saber a bien de qué se trata y esperando que "alguien" les dijera que hacer, si valía la pena o no, se decantaron por el NO.

La ignorancia de millones de mexicanas y mexicanos se hizo presente a través del abstencionismo promovido y auspiciado increíblemente por todos los partidos de oposición al régimen, tirando "línea" al pueblo, para no acudir a las urnas a votar. Crearon una serie de historias, supuestos e hipótesis, todas para beneficiar al tirano AMLO y así poder terminar su mandato constitucional, sin importarles el deterioro social, económico y político de la nación.

En la historia de las democracias políticas no existe precedente alguno donde las oposiciones, me refiero a los partidos políticos de oposición, se convirtieran en defensores del partido en el poder, por consiguiente, al gobierno en turno. En la lógica política, la oposición se convierte en un baluarte de lucha y precursor de revocar el mandato, del gobernante que está en el poder, para pedir a la sociedad acudir a las urnas y votar contra el mal gobierno.

¿Usted se puede imaginar a López Obrador y su partido Morena, pedir al pueblo de México votar a favor del gobierno del PRI, del PAN, MC, PRD o PVEM, en la próxima consulta ciudadana de Revocación de Mandato, si alguno de estos partidos, estuvieran en el poder? ¿Usted ve a AMLO y su camarilla, promoviendo el voto para que llegue al final de su gobierno, cualquiera de estos partidos en el poder? Yo no lo veo.

Increíblemente toda la oposición en México se puso de acuerdo. Así como crearon, una enorme campaña de difusión en medios de comunicación y redes sociales, para confundir al electorado e infundir todo tipo de historias inverosímiles, que viniendo de la boca de aquellos "grandes conocedores y expertos políticos, politólogos y periodistas" de grandes medios nacionales, pidieron a los mexicanos no salir a votar y "hacer el vacío" a López Obrador y su gobierno, contribuyendo a que se quedara y terminara su período. El pueblo "sabio" ignorante como siempre, creyó a todos aquellos que cómo siempre, manipulan a la gente, a cambio de obtener ellos, beneficios económicos y políticos, a favor del presidente y su partido.

¿Cuál es la diferencia entre aquella campaña política en contra de AMLO, que "era un peligro para México" y la que hicieron contra la Revocación de Mandato? Ahora no se vale llorar y decir: "qué se puede hacer para que termine este pésimo gobierno". Ojalá que todos aquellos partidos políticos y "expertos" que pidieron a la sociedad no salir a votar, puedan solucionar los graves problemas que aquejan a millones de familias que no tienen trabajo, que no tienen acceso a medicinas y que no tienen para comer.

Qué siga prevaleciendo el caos, la violencia e impunidad en todo el país, al fin y al cabo, los "abrazos y no balazos" son la mejor opción para la clase política de México, aunque el pueblo siga muriendo día a día. ¡No se vale llorar!

A todos los partidos políticos por igual, no les interesa que el pueblo vote en contra de la revocación de mandato, ya que algún día, ellos estarán en el poder y no les interesa, ni conviene, que la sociedad revoque su mandato.

¿No cree usted?

Dr. Carlos Díaz Abrego

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.