Opinión

¡No! No todo se hace bien en Guanajuato

Al 46.9% de las personas guanajuatenses, el gobierno estatal les inspira mucha desconfianza. Sí, 1 de cada 2 personas desconfía mucho del gobierno estatal

  • 28/05/2022
  • Escuchar

En Guanajuato no hay catástrofe ni derrota, pero tampoco hay perfección para la autocomplacencia. Es mi resumen del 4° Informe de Gobierno y el análisis hecho por el Congreso del Estado

Nuestra historia colectiva está construida y soportada por las historias concretas de miles de personas que, con su determinación y esfuerzo, haciendo lo correcto, se han especializado en trabajos que apenas 25 años eran impensables para las y los guanajuatenses, con arrojo y empeño se han formado de manera sobresaliente como profesionales de todas las áreas productivas de Guanajuato

Esas historias personales hacen de Guanajuato un lugar digno de presumir en foros nacionales e internacionales y también en informes gubernamentales. Pero Guanajuato es mucho más que su gobierno y sus poderes públicos. Guanajuato somos todas y todos.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2021, publicada apenas el día 24 de mayo; muestra que la población está muy satisfecha con sus experiencias de pagos, trámites y solicitudes de servicios públicos, más del 80% estamos muy satisfechos con el tiempo destinado para realizarlos, con el trato recibido y con el servicio. Esto hay que reconocerlo. 

No todo se hace mal en Guanajuato. Lo sabemos. Pero hay muchas áreas de oportunidad en el ejercicio de gobierno, y lo mejor sería hacerles frente. 

Identifico dos caminos sumamente peligrosos que el Poder Ejecutivo debe evitar: por un lado, la negación; por otro, la simulación. 

El camino de la negación. Negar sistemáticamente la realidad explica por qué -según datos de la ENCIG 2021- al 46.9% de las personas guanajuatenses, el gobierno estatal les inspira mucha desconfianza. Sí, 1 de cada 2 personas desconfía mucho del gobierno estatal. 

Tampoco es casualidad que, aunque se exhiban cifras y datos, y se trate de contextualizar, de repartir culpas entre el estado, la federación y los municipios, el 83.3 % de la población de 18 años y más ha dicho que la inseguridad y la delincuencia son el problema más importante que le aqueja hoy en día, seguido de la corrupción con 55.9% y del desempleo con 36.2%.

La negación no le ayuda al Gobierno del Estado, pero, sobre todo, no le ayuda a Guanajuato

El camino de la simulación. Simular es un intento por distorsionar la realidad y, lamentablemente, tanto el informe como el ejercicio de glosa no estuvieron exentos.

Para muestra, me voy a referir únicamente a tres ejemplos:

El primero tiene que ver con la propia dinámica de análisis de la glosa que, aunque fue acordada y consensada en la Junta de Gobierno y Coordinación Política, resultó ser un ejercicio en el que, por abundante información agrupada, diluida y auto referenciada, sin parámetros de comparación, derivó en un escenario proclive a la evasión frente a preguntas concretas, sin posibilidad de réplicas o contrarréplicas. Un diálogo simulado, sordo, y con respuestas institucionales escritas, previas o posteriores como única salida.  

El año pasado el Instituto de Planeación, Estadística y Geografía del Estado de Guanajuato (IPLANEG), firmó un convenio con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) con el objetivo de establecer un modelo de evaluación del desarrollo e inició con 17 programas estatales

En esas evaluaciones se muestran diversas recomendaciones que van desde rediseñar los programas, definir de manera más concreta a las poblaciones objetivo, actualizar las líneas base para la evaluación de la política pública, redefinir metas y replantear los indicadores.  

Y a pesar de que esos documentos son públicos se financiaron por el Gobierno del Estado, fueron desestimados. No hay margen para la crítica fundada y documentada aún si se hace desde la investigación y sin intención política. 

El segundo es más grave: presentar datos inconsistentes de manera sistemática. Me refiero al caso concreto del FIDESSEG

En la cuenta pública 2021, el Gobierno del Estado reporta una disminución del saldo por 102.1 millones de pesos, justificando una reversión del patrimonio del fideicomiso en sus notas a los estados financieros. Pero, por otro lado, el FIDESSEG reporta un incremento del saldo patrimonial por 208.75 millones. Además, los saldos en las cuentas de banco no cuadran con sus propios reportes de recaudación del impuesto sobre nómina, existiendo un faltante de 496.39 millones de aportaciones al fideicomiso. Las dudas no fueron contestadas, incluso surgieron más inconsistencias. 

Y el tercero es inconcebible: simular en una encuesta a través de un cuestionario en línea en materia de atención a víctimas. Se dice que "la peor forma de injusticia es la justicia simulada".

El informe dice que se aplicó el primer cuestionario en materia de atención a víctimas de delitos y violaciones a derechos humanos. Para conocerlo, solicité la información y encontré que de las 1899 personas que respondieron, 1306 son servidoras públicas. Considero que esto es un sesgo metodológico que puede invalidar el ejercicio por completo. 

Así se lo hice saber a la Secretaria de Gobierno y me respondió que el cuestionario estuvo disponible en línea y que las personas servidoras públicas participaron por voluntad propia. Pero, el 14 de septiembre fue enviado un correo global a todas ellas para solicitar apoyo para responder el cuestionario. 

¿Cómo se pretende que la percepción de las personas servidoras públicas pueda representar de manera confiable la percepción que tienen las personas que han sido víctimas de delitos? ¿Qué necesidad de tratar de manera tan frívola un tema que tanto nos duele como guanajuatenses?

Sí, somos ejemplo a nivel nacional en muchos aspectos y estamos orgullosos de ello. Pero los retos que tenemos no se solucionarán ni negándolos ni simulando salidas. 

¡No todo se hace bien en Guanajuato!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.