Opinión

Lo que nos depara el Año Nuevo

Para los mexicanos en general son tiempos de enorme incertidumbre derivado del actuar del gobierno federal y también del gobierno de Guanajuato | Carlos Díaz Abrego

  • 06/01/2020
  • Escuchar

Siempre que inicia un nuevo año renovamos un sin fin de temas y proyectos, donde los buenos deseos siempre están presentes en la mente y corazón de prácticamente todos los seres humanos. Para los mexicanos en general son tiempos de enorme incertidumbre derivado del actuar del gobierno federal y también del gobierno de Guanajuato.

Iniciamos el 2020 con una fuerte duda colectiva en materia económica y todo lo que tiene que ver con el consumo y las nuevas medidas por implementar por parte de la Secretaria de Hacienda y el SAT con respecto a impuestos y todo aquello que se a escrito en diversos medios y redes sociales, de un nuevo capítulo sobre terrorismo fiscal, que día a día crece y crece el rumor social y con ello el miedo

Da lo mismo si son grandes empresarios, pequeños, amas de casa, burócratas u obreros, todos hablan de lo difícil que esta la economía y los temores fundados o no, respecto a lo que se avecina en los próximos días y meses. Ni que decir de los alcaldes que se quejan amargamente de no contar con suficiente presupuesto público para sus acciones de gobierno.

En el ámbito de la inseguridad pública el miedo o más bien pánico que vivimos todos los mexicanos sin distinción hace presa a hombres, mujeres, niños y niñas por igual de saber que nadie está seguro en las calles, plazas públicas, escuelas o centros comerciales. Los menores de edad hablan y comentan a sus padres del miedo que les genera salir a la calle.

Nuestro estado se pinta de sangre durante los primeros días de este nuevo año, con 35 nuevos asesinatos en tan solo tres días. Fueron ejecutadas 35 seres humanos entre hombres y mujeres en distintos municipios del estado. En San Francisco del Rincón, encontraron a cuatro mujeres y dos hombres con “tiro de gracia” incluido.

En el municipio de Yuriria, un siniestro y macabro asesinato dio cuenta de cuerpos desmembrados y quemados de tres personas junto a una estación de servicio de gasolina, dando cuenta de tres cabezas cortadas y aglutinadas una tras otra, dejándose ver en algunos de ellos que previamente les habían cortados las orejas, junto con un pie, dos brazos y un tórax cortados y unas cartulinas firmadas por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En el municipio de Salamanca no para la violencia, primeramente acribillaron a cinco personas en la Colonia Margaritas y más tarde, se reporto al servicio de emergencias 911 un tiroteo, habiendo dos cadáveres tirados en la calle y dos más en el interior de una casa. Con diferencia de minutos, se reportó a un grupo armado que disparó a tres personas.

En el hermoso y turístico municipio de San Miguel de Allende, un joven ciclista murió al recibir varios balazos en el momento que circulaba por la calle. En Apaseo el Alto, se informó del cuerpo de un hombre maniatado y con varios disparos en la cabeza; mientras que en Apaseo el Grande, elementos de seguridad pública municipal reportaron a dos personas muertas en avanzado estado de descomposición.

En León, mataron a un hombre que había salido a la tienda de la esquina en la Colonia San Nicolás, en el municipio de Acámbaro, una mujer fue baleada, en el municipio de Comonfort, un hombre fue muerto por varios disparos de arma de fuego, en el municipio de Irapuato, encontraron a un hombre muerto en un camino de terracería y en Abasolo irrumpe un comando y asesinan a papá, mamá e hijo.

Y seguramente mientras termino de escribir el presente artículo, se sumaran más y más muertos en las calles y carreteras de nuestro querido Guanajuato, ante la mirada atónita de nuestras autoridades federales, estatales y municipales  y los discursos llenos de excusas y pretextos estúpidos de funcionarios y representantes populares que se reprochan unos a otros la falta de apoyos.

Está claro que no existe ninguna estrategia en materia de seguridad por parte del gobierno del estado, así como tampoco por parte del gobierno federal. La coordinación entre autoridades de los tres órdenes de gobierno, es un fiasco y la población sin poder vivir en paz gracias a la ineptitud de todos y cada uno de los responsables en materia de seguridad pública.