Opinión

La crisis del vapeo

La crisis de neumonías por vapeo en los Estados Unidos ha ocasionado alrededor de mil 500 casos, con 33 muertes | Dr. Alejandro E. Macías

  • 25/10/2019
  • Escuchar

El vapeo o "vaping" está en crisis. En los Estados Unidos, se ha informado un brote de neumonías asociadas a esta práctica. El vapeo es un sustituto del tabaquismo que se había considerado relativamente seguro, al menos si se le compara contra el cigarrillo convencional; consiste en inhalar vapores producidos por vaporizadores de temperatura relativamente baja (los cigarrillos electrónicos convencionales tienen fuentes de calor que no superan los 260 oC), de sustancias relativamente simples, que contengan menos potenciales cancerígenos. Así los líquidos para vapeo contienen sustancias tales como agua, glicerol, propilenglicol, algún aromatizante  y nicotina; por otra parte, la combustión del tabaco se traduce una gran cantidad de productos potencialmente cancerígenos.

La crisis de neumonías por vapeo en los Estados Unidos ha ocasionado alrededor de mil 500 casos, con 33 muertes. Aunque persisten algunas dudas, podemos decir que su causa está razonablemente definida para la mayoría de los casos: vapear con líquidos que han sido adulterados para incluir tetrahidrocanabinol (THC), el componente psicotrópico de la marihuana. Como el THC no se diluye en agua, los líquidos se han adulterado con aceites para diluirlo, como el acetato de vitamina E, que requiere temperaturas más altas para su vaporización. Estas temperaturas no se encuentran en los cigarrillos electrónicos convencionales sino en "tanques" de vapeo, que se venden generalmente en el mercado informal. El hecho de que en algunos países no esté regulado el vapeo, o que sea francamente prohibido, no es un seguro contra sus daños, toda vez que los usuarios están consiguiendo sus insumos en el mercado informal, lo que puede resultar peor; fuera de los países con mercados regulados, los más afortunados consiguen sus insumos de proveedores establecidos, como los que se encuentran en los aeropuertos. Al vapear líquidos que contienen sustancias oleosas los pulmones se inflaman y producen una neumonía "lipoídica" que es grave y puede conducir a la muerte incluso a personas previamente sanas y fuertes; los que sobreviven pueden quedar con graves secuelas, como está ocurriendo en los Estados Unidos.

Entonces, ¿es seguro vapear? La respuesta es claramente, no. Sin embargo, no conviene satanizar el vapeo convencional con cigarrillos electrónicos y líquidos simples no adulterados; este vapeo convencional, si bien no puede considerarse seguro, sí es menos dañino que el tabaquismo convencional y puede ser una herramienta para que algunas personas puedan abandonarlo, de acuerdo con investigación seria en la literatura médica. Si lo que se trata es escoger el menor de dos males, conclusiones más eclécticas serían las siguientes.

1.      Si se vapea como una alternativa para no fumar, no retome el tabaquismo pensando que es una alternativa más segura

2.      No debe vapearse de tanques; hacerlo solo de "cigarrillos" electrónicos

3.      Nunca debe vapearse con líquidos que contengan componentes de marihuana, como THC

4.      Jamás vapear con líquidos de mercado negro o que pudieran ser adulterados.

Al final, lo único seguro es no vapear y no fumar. No debe considerarse el vapeo como una diversión sino como una herramienta que a algunas personas les ayuda para dejar de fumar productos de tabaco. Quien vapea debe hacer un esfuerzo por dejar de hacerlo, sin volver al tabaquismo.