Opinión

El Mentiroso

"La sociedad mexicana históricamente ha sido y es, una comunidad que siempre utiliza la mentira para todo".

  • 22/05/2021
  • Escuchar

La mentira es no decir la verdad. Según la Real Academia Española, es una expresión o manifestación contraria a la verdad, a la que se sabe, se cree o se piensa. El hecho de comunicar mientras se llama mentir y es utilizado por las personas para fingir, engañar, aparentar, persuadir o evitar situaciones. Generalmente, la finalidad de la mentira suele oscilar entre varias razones, como ser: evitar un reproche, una sanción, hacer algún daño, obtener algún tipo de beneficio, para ocultar alguna realidad dolorosa, por hábito, etc, etc..

Para los católicos y cristianos, la Biblia condena fuertemente la mentira. Primero, Dios dice que el mismo no miente. Segundo, Jesús dice que los mentirosos son hijos de Satanás, quien es el padre de las mentiras. En otras palabras, el que miente con propósito escoge asociarse con ese mundo. Evidentemente, todos los políticos caen en ese supuesto y en el caso de México y sus autoridades del pasado como del presente, han hecho de la mentira un estilo de vida y una forma de gobernar.

La sociedad mexicana históricamente ha sido y es, una comunidad que siempre utiliza la mentira para todo. Independientemente del estrato social, la mentira pertenece tanto a pobres, clase media y ricos. No tiene dueño ni pertenencia alguna de condición social, religión, ideología, sexo ni es exclusivo de partido político alguno. El Estado mexicano ha convertido y corrompido al pueblo desde siempre a la mentira permanente, al grado de llevarla a lo más intimo de los hogares: a las familias.

Y de la mentira, pasamos súbitamente en un abrir y cerrar de ojos a la manipulación, donde la percepción de la realidad la distorsionan incluyendo determinar las cosas que expresa la autoridad, para poner en duda incluso evidencias fehacientes incriminatorias, de hecho, la mentira es la forma más fácil de manipular

Todas nuestras autoridades desde la época de la Colonia, la Independencia, la Reforma, la Revolución y la post-revolución de la mano de conservadores, liberales, del PNR, PRM, PRI y en los tiempos modernos y democráticos del país con el PAN, PRI y MORENA han mentido y manipulado a su antojo los diversos acontecimientos económicos, políticos y sociales de sus tiempos y circunstancias. Pero nunca nadie había mentido y manipulado las cosas más obvias del día a día como el presidente AMLO de la mano de su partido MORENA todos los días, desde el primer día de su mandato con un gobierno pésimo y aterrador lleno de calumnias, difamaciones y mentiras.

El ejemplo más claro de la manipulación diaria y permanente de López Obrador, es la frase "yo tengo otros datos", la cual es usada para convertirse en víctima y dejar al ciudadano y a los opositores al régimen, como alguien que simplemente está juzgando demasiado rápido o sin razón. La constante mentira y manipulación del presidente ha convertido la política en un vulgar circo de incalculable decadencia moral, ética y sociocultural.

Las consecuencias de gobernar a base de mentir y manipular día a día todos los temas de la agenda nacional, incluidos aspectos tan sentidos como la salud, la vida o la muerte de los ciudadanos mexicanos son iguales o peores que la lacra social del país: la corrupción. Que decir de la inseguridad, la impunidad y pobreza extrema que en el actual gobierno de la 4T han crecido exponencialmente.

Paradójicamente, una de las primeras víctimas de la manipulación y la mentira es el propio manipulador y mentiroso. AMLO es el primero en caer en sus falsas verdades para convencer a otros que son su propios secuaces y adoradores a cambio de migajas y convertirlos para siempre en primero los pobres. Un voto por Morena, es un voto contra México. (Catón)

¿No cree usted?

Dr. Carlos Díaz Abrego

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.