Opinión

El Gran Bajío no deja entrar a Morena

El partido de AMLO no ha podido entrar a Querétaro, Guanajuato y Aguacalientes

  • 10/06/2022
  • Escuchar

Con el triunfo de Teresa Jiménez en Aguascalientes, el PAN mantiene el voto en el Gran Bajío: Querétaro, Guanajuato y Aguascalientes. Estos tres estados del centro del país no han permitido la entrada de Morena en los gobiernos estatales. El Gran Bajío está dando la batalla ideológica.

La pelea más fuerte por la Presidencia de la República en el 2024 se dará desde el Gran Bajío. No es la primera vez que esta región desafía al centro del país. Hay que recordar que la derrota del poderoso PRI se construyó desde León con Vicente Fox Quesada. Desde esta región se hizo la campaña que tumbó al tricolor. Al PRI no lo tumbó la izquierda ni la Ciudad de México.  Desde León, Querétaro, Aguascalientes, Guadalajara, Chihuahua, Baja California Norte y Nuevo León, se estructuró un movimiento ciudadano que derrotó al PRI invencible en el año 2000.

Las mismas regiones son las que ahora se oponen al dominio total de Andrés Manuel López Obrador. Sólo que ahora Guadalajara y Nuevo León lo hacen a través de otro partido, el Movimiento Ciudadano, pero siguen siendo estados que van en contra del centralismo que ahora es ejercido por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Guadalajara y Monterrey también han dicho no a Morena, pero con siglas distintas.

La oposición en México otra vez está siendo orquestada desde provincia. La lucha por frenar a Morena y al avance de la izquierda estilo Venezuela viene otra vez de las grandes ciudades del interior de la República. Aunque ahora hay también un gran impulso de los nuevos municipios de la Ciudad de México. Los triunfos del PAN y la Alianza Va por México en municipios de la capital en el 2021, muestran que esta vez habrá un gran apoyo de los habitantes de la Ciudad de México para frenar los intentos de construir un país tipo Venezuela y Cuba, y distante de los Estados Unidos.

Lo más complicado del Gran Bajío, será ponerse de acuerdo en el candidato. Lo más difícil para los movimientos opositores de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, Guadalajara, Chihuahua y Nuevo León va a ser a quién impulsar como candidato a la Presidencia de la República. Tiene que ser un candidato fuerte que emocione al electorado. Y esa persona no parece estar ni en el PAN, ni en el PRD, ni en ningún otro partido. El líder que agrupe a los opositores debe estar más allá del bien y el mal, que no sea identificado con algún partido en particular y que despierte al electorado que está en shock ante el avance del morenismo y ante la amenaza de convertirnos en otra Venezuela.

El Gran Bajío ya cerró el paso a Morena en estados fundamentales. Ahora hay que ver si los liderazgos regionales son capaces de estructurar un movimiento opositor que mínimo compita en el 2024 y que frene el avance de lo que parece ser una dictadura de izquierda.

El Gran Bajío está encabezando otra vez la resistencia. Hay que recordar que fue aquí en Guanajuato donde inició la lucha de independencia. No por nada Querétaro, Guanajuato y Aguascalientes son estados con un crecimiento económico muy superior al resto del país, y no por nada son estados ordenados que no han permitido históricamente el avance del narcotráfico. El país llama otra vez al Gran Bajío. El momento histórico está pidiendo aquí un movimiento opositor serio y bien estructurado, junto con Monterrey y Guadalajara.

Es un asunto de región: Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco, Chihuahua, Nuevo León. De aquí debe salir otra vez el movimiento que defienda el avance democrático y que salve a México.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.