Opinión

¿Dar el pescado o enseñar a pescar?

Sólo logrando que la persona, logre su propia pesca, la colonia, la empresa, el municipio, el estado, el país despuntarán

  • 02/06/2021
  • Escuchar

Hay una discusión en el ambiente, entre, enseñar a pescar o dar el pescado, el punto es que sólo se plantean estas dos opciones.

Soy una convencida de que a las personas hay que enseñarles a pescar y no sólo darles el pescado, pero, desde mi experiencia, hay muchas personas que requieren que se les de el pescado mientras están en el proceso de aprender a pescar y ésta es la tercera opción.

Si sólo se les entrega el pescado y no hay un acompañamiento para que aprendan a pescar, serán siempre dependientes.

Es claro que hay personas, organizaciones, partidos políticos que prefieren que las personas sean ignorantes y sean siempre dependientes de dádivas.

Ahora, si se pretende enseñar a pescar y la persona tiene las condiciones para entrar de lleno en aprender, excelente, pronto se verán los frutos de la autosuficiencia.

Sin embargo, es muy frecuente que la persona tenga la intención de aprender a pescar, pero tenga tanta hambre, que le será imposible lograrlo, por lo que, es necesario que se le de el pescado, mientras se le enseña y la persona aprende a pescar, y al paso del proceso, finalmente, logrará su autosuficiencia.

Alimentar, mientras la persona aprende a alimentarse por si misma, es el proceso más natural, pensémoslo de los padres respecto a los hijos, también podemos extender el ejercicio al plano espiritual o al plano del conocimiento, pasar de la dependencia a la independencia, es el mayor logro del ser humano, sin desconocer que puede haber una persona que, por alguna condición especial, biológica o por alguna circunstancia, tendrá cierto nivel de dependencia, aún es estos casos, el logro será su avance hacia la autosuficiencia.

Extrapolo el ejercicio hacia los ofrecimientos de los y las candidato(a)s a los puestos de elección popular que se disputan en esta elección, es loable, aunque escaso el número de aquellos que proponen como uno de los fines de su programa de trabajo, la autosuficiencia del ciudadano o la comunidad a la que se proponen servir mediante el acceso al puesto legislativo o ejecutivo, la mayoría tiene en sus propuestas la sola dádiva.

Por el bien personal y el de todos, hay que decidirse por aquel o aquella candidata que trabaje, bajo el esquema de bien común, en especial bajo los principios de solidaridad y subsidiariedad, que son los que están detrás de la tercer opción que señalo, enseguida algunos ejemplos:

Aquel o aquella diputado(a) que legisle para que las  condiciones de los servicios hacia la población sean una "palanca" para despuntar en los estudios académicos, en la apreciación del mundo, en la mejora cultural, en la mejora material.

Aquel que, desde el Ejecutivo, ofrezca una beca al tiempo que acompaña con programas de formación, crecimiento personal y servicio a la comunidad, para que, al término de los estudios la persona sea capaz de generarse su propio ingreso.

Aquel o aquella que, si la persona lo necesita le ayude a alimentarse, en tanto le proporciona o acompaña para que logre alimentarse con su propio recurso.

Aquel o aquella que apoya a construir la casa para que se viva en un mejor entorno, para que, en el corto y mediano plazo, la persona genere los recursos suficientes para hacer la mejora por sus propios medios.

Aquel o aquella que desde el legislativo, proponga modificaciones a los presupuestos gubernamentales que privilegien los programas de crecimiento personal, de la comunidad y de la empresa en los que, al tiempo que apoya o acompaña con medidas de beneficio e impulso, provocan que llegue un punto en el que la persona, la comunidad y la empresa crezcan, se consoliden y permanezcan.

Sólo logrando que la persona, logre su propia pesca, la colonia, la empresa, el municipio, el estado, el país despuntarán para estar al nivel espiritual y material que el momento histórico nos requiere.

Por lo tanto:

No votes por quien busca tu dependencia permanente. Lo ideal es enseñar a pescar, pero es aceptable dar el pescado mientras se enseña a pescar; y, disfrutemos de la libertad de ser autosuficientes, de comer lo que nosotros mismos pescamos.

Y para ti, ¿cuál es la mejor opción?, te leo.

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.