Opinión

Cuando dicen mentiras en la TV

"Mentir y engañar a una sociedad es muy grave y peligroso, más aún si estas mentiras y engaños vienen de parte de la clase política de cualquier país"

  • 08/11/2020
  • Escuchar

“La televisión parece haber invadido la intimidad de muchos de los habitantes de este globo terráqueo. Hoy, después de no más de setenta años de existir apenas incipientemente, este medio de comunicación de masas se ha apoderado de una parte importante del tiempo de las personas, casi sin excepción. Este formidable invento ha revolucionado las formas de socialización, pero no sólo eso; incluso, ha intervenido en la manera tradicional de construir el pensamiento”. Este es el pensamiento del Maestro Giovanni Sartori (R.I.P.), en 1997 en su obra “Homo Videns”. 

Y también decía en Homo Videns, que la televisión modifica radicalmente y empobrece el aparato cognoscitivo del homo sapiens. Comparto con todos ustedes estimados lectores este pensamiento del Maestro Italiano, porque hoy más que nunca es válido y pertinente recordar estas reflexiones derivado del inédito acontecimiento del jueves pasado del discurso de Donald Trump, de cara al proceso electoral en los EE.UU., donde el mandatario fiel a su estilo, fue sacado del aire por varias televisoras. 

Nunca en la historia de los EE.UU., un presidente había sido quitado del aire en pleno discurso por las televisoras de su país. ¿Por qué? Muy sencillo: por mentiroso. El mandatario republicano denunciaba fraude en las elecciones sin mostrar una sola prueba y “no se basaba en la realidad y en este momento, en el que está nuestro país, es peligroso” señaló Brian Williams, periodista de MSNBC. En el caso de aquellas televisoras como CNN y Fox News, que no “cortaron” el mensaje de Donald Trump, una vez que finalizó su discurso, cuestionaron al presidente diciendo: “es el discurso más deshonesto que ha dado Trump”. 

Se ha escrito mucho en esta semana sobre el histórico proceso electoral para renovar la presidencia del país más poderoso del mundo. Sin embargo, he creído que de las lecturas que ha arrojado este importante acontecimiento en la Unión Americana el evento antes mencionado, es de gran relevancia no sólo para los estadounidenses, sino para el mundo y sobre todo para los sistemas políticos que hoy se quiebran por gobernantes populistas e improvisados para gobernar

  Mentir y engañar a una sociedad es muy grave y peligroso, más aún si estas mentiras y engaños vienen de parte de la clase política de cualquier país y cuando son pronunciadas por el líder, mandatario y presidente de una nación representan un enorme agravio y manipulación para la comunidad, independientemente de quienes sean seguidores o no del gobernante. La polarización de la sociedad es inminente al creer unos y otros no, los dichos de quien gobierna. 

Utilizar el aparato del estado para mentir con el único propósito de desestabilizar a una nación es traición a la patria. Cuando el discurso del gobernante en cuestión viene acompañado del poder de la televisión y los tiempos oficiales del estado a merced del populista mandatario dejan profunda huella en aquellos que lo escuchan formando opinión pública distorsionada de la autoridad que disemina su feroz veneno que penetra en las entrañas del pueblo

La imagen acompañada del discurso es la portadora de una supuesta realidad -creo en lo que veo y escucho- y, por lo tanto, eso es la verdad. Se está dando paso a una multiplicidad de autoridades cognitivas que establecen de forma diferente para cada uno de nosotros en quién debemos creer, quién dice la verdad y quién no. Se trata de una opinión “hetero-dirigida” que conduce a un supuesto conocimiento de la verdad que no es verdad y sólo confunde y genera vacío de opinión. 

Todo esto que vemos que sucedió en los EE.UU., es lo que también vivimos los mexicanos con el “Trump de Tabasco” que se sirve todos los días de proyectar su imagen y discurso político con la única aspiración de distraer a sus gobernados creando una opinión pública con contenidos ideológicos que acompañan el gusto y la emoción de la imagen de un gobernante demagogo y populista supuestamente diferente a los demás políticos, siendo exactamente igual a todos o peor aún. 

No permitamos más mentiras por la televisión y también nosotros salgamos a las calles el próximo 6 de junio a atiborrar las casillas electorales con nuestro voto a favor de aquel candidato mejor preparado y nunca más votar por MORENA. 

¿No cree usted? 

Dr. Carlos Díaz Abrego 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.