Opinión

Conapred y las instituciones del Estado

El caso particular de la Conapred y es mi apreciación, es de las instituciones del Estado que deben conservarse y fortalecerse

  • 19/06/2020
  • Escuchar

Amplia polémica causó la cancelación del Foro ¿Racismo y/o clasismo en México?, organizado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), a tal grado que se llegó a pensar en la conveniencia de desaparecer esta valiosa institución.

Se requiere una buena reflexión sobre el conjunto de instituciones que han sido creadas a partir del año 2000  pues no son aparatos  estáticos válidos para todo momento, situación y lugar. Si la 4T ha planteado como objetivo la transformación del régimen es comprensible que esto incluye la toma decisiones sobre las instituciones que le heredó el régimen anterior, valorar su eficacia y sustituir las que no contribuyen al bien del país.

El bien público es un concepto de referencia obligado cuando se valora lo que hace puede hacer daño a un país, pero,  si seguimos a Häbermas, odiado por unos y aclamado por otros, lo público no se ubica en la esfera del gobierno solamente sino se relaciona también con los intereses de la sociedad. Es una articulación entre lo estatal y lo societal, y contiene por definición,  las contradicciones que poseen este par de estructuras en movimiento. De ahí que las instituciones públicas sean también arena de lucha heterogéneos.

Chavance, según Patiño, afirma que las instituciones no son necesariamente creadas con miras a ser socialmente eficaces; más bien  puede que en su origen estén impulsadas con la  finalidad de servir a los intereses de quienes detentan el poder de negociación al momento de impulsar nuevas reglas del juego.

Hay  instituciones fachada que aparentemente son valiosas pero que en su operación han perdido el foco y se extraviaron de sus propósitos originarios, incluyendo costos y salarios inmorales, que dañan la hacienda pública.

El caso particular de la Conapred y es mi apreciación, es de las instituciones del Estado que deben conservarse y fortalecerse.

Recuerdo bien su papel contra la homofobia, el racismo y de la entronización del macho mexicano como elemento cultural respetable. La Conapred, apoyó la causa feminista a censurar una campaña donde se decía "mi novio macho cero también toma coca cola sin azúcar".

Hernán Gómez agrega más información sobre la austeridad con la que ha trabajado, su labor para que se contara en el Censo 2020 la población afromexicana y el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar y de las personas pertenecientes a la diversidad sexual.

A diferencia de la CNDH, la Conapred puede denunciar actos de discriminación cometidos por particulares; esta es una necesidad en el camino de avanzar en la inclusión (desde un marco de diversidad y derechos humanos) que no puede asumir con tal eficacia ni la Secretaría de Gobernación, ni ninguna otra institución del Estado mexicano.

La creación de instituciones especializadas como las que promueven la trasparencia, la defensa de los derechos humanos, la competitividad, la medición del desarrollo y la pobreza o incluso las electorales estaduales y otras tantas, deben ser evaluadas por su aporte real. Ninguna se debe aceptar por default simplemente porque existe, ni tampoco se debe desaparecer porque fue creada en otro sexenio.

Así son los cambios de régimen, no se puede echar el vino nuevo en odres viejos, sin embargo habrá que reflexionar detenidamente cuáles de estas instituciones sirven, cuáles deben reestructurarse y cuáles desaparecer.  Mientras tanto, la Conapred debe continuar si de verdad se está a favor de esa lucha inacabada que se llama igualdad social.