Opinión

Acarreo al más viejo estilo del primor

Los camiones que transportaban a gente pobre y varias familias tuvieron que asistir, sí o sí a aplaudir y vitorear al monarca de Palacio Nacional

  • 04/12/2021
  • Escuchar

Como si estuviéramos presenciando los mítines políticos de tiempos de López Mateos, Díaz Ordaz, Luis Echeverría o López Portillo. Otro López, quien gobierna, o más bien desgobierna al país entero hoy en día y nos tiene viviendo a millones de mexicanos en condiciones extremas o críticas nunca antes vistas o conocidas, festejó su llegada a la presidencia imperial con un lleno pletórico en la plancha del zócalo capitalino.

No podía pasar inadvertida la fecha de 3 años como Titular del Ejecutivo Federal, de uno de los presidentes más poderosos de los últimos tiempos en México, AMLO. Haciendo gala de la tradicional manera de llenar los mítines en nuestro país, acarreando gente de todas partes de la república, sobre todo cooptando a los servidores públicos federales y aquellos de las administraciones locales donde gobierna Morena, la "fuerza del estado" se hizo presente como en los viejos tiempos del PRI.

A todas luces y a vista de todos aquellos que asistieron al magno evento, los camiones que transportaban a gente pobre y varias familias enteras que viven de los programas asistenciales del gobierno de la 4T, tuvieron que asistir sí o sí a aplaudir y vitorear al monarca de Palacio Nacional para conmemorar su tercer año de gobierno y escuchar como todas las mañanas una serie de mentiras y supuestos éxitos del gobierno de López Obrador.

En estos tres años de gobierno, el resultado y verdadero informe es el siguiente: en materia de Seguridad Pública, 106,537 asesinatos, el doble en el mismo periodo de Peña Nieto y el triple que Felipe Calderón. En materia Económica, de 2.3% pasamos a menos CERO. El empleo, o más bien el desempleo, en niveles no vistos en los últimos años. En materia de salud, como jamás habíamos vivido los mexicanos, sufriendo un desabasto feroz de todo tipo de medicamentos en clínicas y hospitales del sector público. ¿Que decir del número de muertos por covid-19? Más de medio millón de fallecidos.

La corrupción a niveles históricos con un gobierno que crea y justifica la opacidad de sus compras con decretos para no transparentar el gasto público y adjudicar de manera directa a sus amigos, familiares y compromisos políticos todo tipo de bienes y servicios, sin importar que cumplan o no con las disposiciones legales mínimas. La Ley se vulnera y se la pasa por la "bragueta" López Obrador y su gobierno, ante el aplauso de los diputados y senadores de su partido Morena y aliados.

AMLO se atrevió a decir, entre tantas y tantas mentiras de su discurso conmemorativo, que su gobierno "ha sentado las bases de su proyecto de transformación y se ha logrado cambiar la mentalidad de las personas". ¿Cuál es ese cambio de mentalidad que han sufrido las personas? Hoy más que nunca, la gente sigue dependiendo del dinero que les regala el gobierno, a cambio de que lo acompañen a sus mítines y giras de gobierno y por supuesto, a salir a las calles apoyarlo de manera incondicional y votar por su partido.

El país ya no aguanta más desgobierno, mentiras y demagogia, de un gobierno tiránico que transita por caminos distantes de la sociedad y sus verdaderas necesidades. El costo de la aventura de una tercera alternativa llamada MORENA y su 4T, ha sido muy alta y sobre todo dolorosa para millones de mexicanos que conformamos la clase media.

¿No cree usted?

Dr. Carlos Díaz Abrego

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.