YOSOITÚ

Marie Curie: el día en que el radio la mató

La mujer que, al conquistar para la ciencia un mundo, aportó un nuevo y maravilloso remedio contra el dolor

  • REDACCIÓN
  • 04/07/2019
  • 10:45 hrs
  • Escuchar
Marie Curie: el día en que el radio la mató
Antes de morir trabajó en el libro, Radioactivité, que su hija publicó en 1935. (FOTO TOMADA DE LA WEB)

Marie Curie, la descubridora del polonio y del radio, un día como hoy pero de 1934 fallecía en París, víctima de una anemia aplásica.

La mayoría de biógrafos y expertos indicaron que su fallecimiento se debía a su trabajo, ya que estuvo expuesta a las radiaciones de esas sustancias cancerígenas sin protección.

Fue la descubridora del polonio y del radio, la imagen de Marie Curie que ha llegado hasta nuestros días pertenece, en esencia, a la biografía publicada por su hija Eve en los años treinta.

La mujer que pasó por alto el acoso que sufrió por los periódicos al conocerse su relación con el físico Paul Langevin y su depresión.

Su nombre de nacimiento era, Maria Salomea Sklodowska-Curien, pero fue conocida como Marie Curie, fue una química y física polaca nacionalizada francesa que nació el 7 de noviembre de 1867 y falleció a los 66 años.

Maria Sklodowska era hija de un profesor de física y una maestra que murió cuando ella tenía 11 años, diversas personas que la conocieron la describían como una niña brillante, con una excepcional capacidad de concentración.

Luego de superar infinidad de obstáculos, Marie Curie no renunció a sus sueños y a los 24 años se marchó a París para desarrollar una carrera científica y sobrevivió con los ahorros de haber trabajado como institutriz en Varsovia.

En 1893 culminó sus estudios de Física en la Universidad de La Sorbona con el número uno de su promoción y un año después conoció a Pierre Curie, con el que se casó en 1895. Pasaron la luna de miel recorriendo Francia en bicicleta y de esa unión tuvo dos hijas, Iréne y Eve.

Como investigadora, Curie estaba interesada en los nuevos tipos de radiación descubiertos por Roentgen y Becquerel, utilizó las técnicas piezoeléctricas inventadas por su marido.

Marie midió las radiaciones de uranio en la pechblenda, un mineral rico en dicho elemento y cuando vio que las radiaciones del mineral eran más intensas que las del propio uranio, se dio cuenta de que tenía que haber elementos desconocidos aún más radiactivos (término que ella inventó).

Pronto llegó a ella la fama y reconocimientos. En 1904, Pierre Curie fue nombrado catedrático de física en la Universidad de París.

En 1906 su esposo Pierre murió atropellado por un coche de caballos.

Pese a del dolor de perder a Pierre, Marie continuó con su trabajo y heredó la cátedra en la Sorbona, la cual compaginó con sus investigaciones sobre el radio y sus compuestos, que en 1911 le llevaron a ganar el Nobel de Química.

Tras su reconocimiento fue nombrada directora del Instituto del Radio de París.

Debido a la contaminación radiactiva, sus documentos de la década de 1890 se consideran demasiado peligrosos de manipular. Incluso su libro de cocina es altamente radiactivo.

Por esto sus trabajos se guardan en cajas forradas con plomo, y los que deseen consultarlos deben usar ropa de protección.

Antes de morir trabajó en el libro, Radioactivité, que su hija publicó en 1935.

Cabe resaltar que su hija mayor, Irène, también obtuvo el premio Nobel de Química junto a su marido, un año después de la muerte de su madre, por el descubrimiento de la radiactividad artificial.

Expertos aseguran que los avances físicos y sociales de los Curie, contribuyeron sustancialmente al desarrollo mundial de los siglos XX y XXI.

Con información de El Independiente.

auc