ESTADOS

VIDEO/ Ojos de reptiliano: El 'Sisco' se los tatuó todos de negro

Cuando la gente ve a Iván se cambian de lado de la banqueta “Ay, Dios mío, el diablo”, le han dicho. El tatuador de 26 años relata por qué se tatuó los ojos

  • IVONNE ORTIZ
  • 17/02/2021
  • 21:32 hrs
  • Escuchar
VIDEO/ Ojos de reptiliano: El Sisco se los tatuó todos de negro
'Sisco' es tatuador desde hace cuatro años, originario de León, Guanajuato (Foto: La Silla Rota)

León-. Sus ojos parecen unas canicas negras brillantes, como los de un reptiliano. A un costado de la ceja tiene en letra manuscrita el nombre de ‘Emiliano’. Tiene dos perforaciones: una en la mejilla y otra arriba del labio, en sus orejas hay dos expansores grandes y usa una gorra de los Raiders.

Así es Fernando Iván Lara, un chico de 26 años al que le dicen ‘Sisco Malafama’. Un tatuador que decidió pigmentarse los ojos en enero pasado para marcar una esencia única. El mismo chico que camina por las calles y se roba las miradas de la gente. El mismo chico al que le dicen las señoras ‘Ay, Dios mío, el diablo”. El mismo chico al que ve la gente y se cambia de lado en la banqueta.

 

Por la cabeza de Sisco pasaron dos pensamientos antes de tatuarse los ojos: el gusto por verse diferente y también conocer las reacciones tendrían las personas al verlo.

“Me pigmenté los ojos para hacer algo más allá de lo que he hecho en mi cuerpo. Solo lo hice por mero gusto, solo quería ver como reaccionaba la gente al verme con los ojos así”.

Al preguntarle que si le dolió pigmentarse los ojos, ‘Sisco’ confiesa que no. Pero el proceso de la sanación es a lo que se enfrentó, por ejemplo, este lunes salió a comer tacos y le cayó salsa en un ojo. El dolor era insoportable, cuenta, tuvo que usar unas gotas especiales que le recomendó su tatuador.

“No, no duele, lo único que duele es el proceso de sanación, que son de tres a cuatro días, y sientes como una piedra en el ojo. Después de eso tienes que esperar de un día a un día y medio para que puedas salir a la calle y traer tus ojos expuestos a la luz del sol”.

Sisco’ usa unos lentes negros cuando va por la calle. Pues la luz del sol le molesta, además se enfrenta a las miradas “raras” de la gente. Pero eso le gusta, ser diferente.   

¿HAY RIESGOS?

Iván pasó por algo sorprendente, relata que días después de tatuarse los ojos llegó a llorar lágrimas negras ¿Por qué?

“Salen lágrimas negras porque la tinta que te pigmentan ahora si que recorre todo tu ojo y se puede meter al lagrimal, eso es lo que producía que brotaran lágrimas negras”.

“No arrepentirme de lo que he hecho en mi vida”, esa fue su respuesta al preguntarle a ‘Sico’ si no le da miedo quedarse ciego en algún momento, pues ese es uno de los riesgos a los que se enfrentan quienes se tatúan los ojos.

“Sí me da miedo, pero siempre he dicho no arrepentirme de lo que he hecho en mi vida”.

Por ejemplo, Amber Luke, una influencer australiana se quedó ciega por varias semanas en el 2019 luego de pigmentarse los ojos de color azul.

DE TATUADOR A SER TAUADO

Sisco’ quiere llenar su cuerpo de tinta. De oficio es tatuador, lleva cuatro años dedicándose a lo que ama. Tiene un hijo pequeño, de 5 años y una esposa que también le ayudó en algún momento a tatuar, pues a ella también le gusta hacer diseños.

Aconseja que a quienes piensen dedicarse a tatuar “que se la rifen” y lo hagan sin miedo.