ESTADOS

Vendimos nuestros instrumentos para sobrevivir: músicos guanajuatenses

Los músicos que se han quedado sin trabajo tuvieron que desprenderse de su patrimonio para subsistir

  • PATRICIA ROBLES
  • 27/01/2021
  • 15:31 hrs
  • Escuchar
Vendimos nuestros instrumentos para sobrevivir: músicos guanajuatenses
Los músicos de Guanajuato han tenido que "malbaratar" sus instrumentos para sobrevivir (Foto. Especial).

Entre tantos empleos perdidos e ingresos económicos detenidos también se encuentra el de los músicos que se han visto forzados a vender parte de su patrimonio. Las medidas desesperadas que tomaron estos artistas fue ante la crisis de la falta de ingresos que estaban atravesando por la pandemia.

Gerardo, músico irapuatense que no ha podido trabajar por el covid-19, decidió cambiar su batería por algo de dinero que lo ayude a mantener a sus padres. El compositor se vio obligado a vender su instrumento después de darse cuenta que su situación económica no parecía mejorar.

El mayor de 4 hijos, Gerardo también atraviesa por una complicada situación de salud familiar. Su hermano, paramédico, fue diagnosticado con covid-19 de manera reciente y sus padres fueron detectados con cáncer tiempo atrás. Del músico y de sus ingresos dependen su familia y la salud de quienes el ama.

“Ahorita la estoy rifando para poder hacer un colchoncito con los boletos y seguir apoyando a mis padres”, comentó Gerardo.

El músico explicó que participó en cursos para trabajar según las medidas sanitarias, pero, aun así, desde marzo no ha tenido ningún evento. Ante la falta de trabajo también vendió otros instrumentos a precios más bajos que su valor real. Su guitarra, que le costó más de 6 mil pesos, la vendió a poco más de 3 mil y su teclado, que vendió en 4 mil 500 pesos después de haberle costado 12 mil pesos.

“No hemos podido trabajar. hice mis cursos junto con mi equipo para poder estar prevenido, pero no nos permiten trabajar”, lamentó el músico.

Martha, líder de la agrupación musical Blues, está por vender su camioneta. El vehículo en el que transportaban sus instrumentos y los llevaba a los eventos donde solían compartir su talento musical se convirtió en un gasto que Martha ya no puede costear. El gasto de la pensión donde guardaba su camioneta la rebasó y tampoco le es rentable pagar por ese espacio ya.

“Estoy a punto de venderla, porque la situación se ha visto ya muy difícil”, manifestó Martha.

Cesar Núñez es un empresario que también se dedica al ámbito musical y que ha tenido que vender su equipo para poder sobrevivir. Teclados, luces, bocinas, baterías y más, han sido algunas de las cosas que Cesar ha tenido que vender. Su hermano, quien padece diabetes depende de el trabajo de Cesar para comprar los medicamentos que necesita.

“Tuvimos que vender artículos para salir adelante porque los gastos siguen, pero los ingresos se detuvieron”, expresó Cesar.