ESTADOS

Si desaparezco mis vecinos son responsables: Pepper, golpeado por ser no binario

Desde el dolor de vivir discriminación por su identidad sexual, el actor leonés relata el momento de la golpiza en septiembre pasado, en manos de sus vecinos

  • IVONNE ORTIZ
  • 06/12/2021
  • 16:19 hrs
  • Escuchar
Si desaparezco mis vecinos son responsables: Pepper, golpeado por ser no binario
"Aquí traje a varias personas que consideramos que todos los homosexuales deben de morir", dijo la vecina de Pepper. (Foto: especial)

León-. Pepper solo pensaba en sobrevivir cuando empujaba la puerta contra una de sus vecinas y los golpes atravesaban su brazo una y otra vez. Los gritos cimbraron miedo y lo hicieron llorar, identificarse con el género no binario se ha vuelto un sinónimo de terror.

"Puto, maricón, te vamos a matar, vas a aparecer hecho pedazos en bolsas", le gritaron al actor de 32 años, en el fraccionamiento Quinta los Naranjos el pasado 26 de septiembre.

"Si mañana yo llego a desaparecer ellos quedan como principales responsables", dice en una llamada José Antonio Espinoza Arroyo, a quien llaman Pepper, y es un artista egresado de la Asociación Nacional De Actores.  

Su mente se vuelve una máquina de recuerdos violentos luego de que una decena de vecinos lo golpearan y le gritaran ofensas homofóbicas. Impartir clases de teatro a niños de su fraccionamiento despertó el enojo de estas personas.

"Aquí traje a varias personas que consideramos que todos los homosexuales deben de morir", dijo la vecina de Pepper el día de las agresiones que provocaron que le cocieran su brazo.

Los insultos hacia su persona han sido arrastrados por meses. Ver caminar a Pepper con un vestido, una falda o prendas de mujer, así como de hombre, ha significado tener las miradas encima, aunque algunas son de respeto y admiración, la mayoría son de odio, y homofobia, cuenta.

Video: Cortesía 

EL ODIO QUE CASI LLEVA AL LINCHAMIENTO

A mediados de septiembre, cuando Pepper impartía talleres de teatro con los niños de Quinta los Naranjos, dos vecinos que viven a unos pasos de su casa se molestaron y comenzaron a hacer una campaña de desprestigio en su contra "decían que como era posible que un jotote compartiera su tiempo y su actividad con los niños".   

"Yo escuché lo que decían pero dije: estoy en un fraccionamiento privado que tiene cámaras, guardias, si me portara mal sería evidente, pero pues no".

Casa por casa, una pareja de vecinos se encargaron de hablar mal de Pepper, y lejos de valorar su talento profesional arremetieron contra su identidad sexual.

"El detalle fue que los vecinos empezaron a ir casa por casa, iban a la casa de los niños que tomaban taller conmigo y les decían: sabe qué, ese hombre es un pervertido, un homosexual, violador, una persona cochina, es joto, puto, se va pudrir en el infierno, todo lo que te imagines".

Frente a los insultos que "estamos acostumbrados a normalizar", dice Pepper, la situación fue subiendo de tono, y ahora las amenazas de dejar su cuerpo en bolsas negras significó un signo de alerta, así que interpuso una demanda en contra de sus vecinos el pasado 24 de septiembre.

TREMENDA GOLPIZA EN SU PROPIA CASA

Dos días después, el 26 de septiembre, golpes en su cuerpo, patadas a su puerta y gritos descontrolados habrían sido la venganza de los vecinos por haber demandado sus insultos. Pepper estaba solo en su casa, sus padres habían salido a Irapuato, de donde son originarios. Solo y con un temor inexplicable enfrentó lo que estaba a punto de convertirse en un crimen de odio.

"Entre las 8 y 9 de la noche llegan estas personas y empiezan prácticamente a tirar la puerta y a decir: sal maldito puto (...) y obviamente a mí me sacó de onda, nunca había vivido algo así, estaba solo. Me acuerdo que abro la puerta, prendí las luces, y a la hora que abro la puerta esta mujer mete su pie, avienta la puerta y me prensa contra la pared y me empieza a ahorcar y a rasguñar".}

"Así horrible, horrible, fueron tres familias que empezaron a forcejear conmigo, me jalaban, me abrieron el brazo. La mujer me tenía ahorcado contra la pared y esta gente me tenía con el brazo derecho, empiezan a forcejear para sacarme a la calle".

Pepper por un momento pensó que lo iban a matar. El alto nivel de violencia representaba la poca tolerancia que aun existe en León hacia la comunidad LGBT.

"Sal puto, sal para que te demos tu merecido, eran tres familias más sus iniciadores, y todos jaloneando. Yo dije salgo de mi casa y ya no regreso. Mi angustia era la supervivencia".

Luego de minutos de golpes que parecieron ser los más largos de su vida, llegó un vecino a ayudarlo y a calmar el odio de la decena de personas. Un hombre que le hizo el honor a su nombre y "literal fue un Salvador".

"Me sentía yo muy insegure porque sentía yo que me iban a matar", relata Pepper.

Con lágrimas en los ojos y encerrado en su casa, el actor le llamó a sus padres para contarles lo que había pasado, una vecina llegó a auxiliarlo mientras llegaba su madre, pero ahí no terminó el asunto, cuando su familia llegó a su casa las agresiones continuaron, ahora contra ellos: golpes a su vehículo y ofensas verbales.

UNA DISCULPA, LA ÚNICA RESPUESTA DE LOS AGRESORES

En un escenario inseguro, caminando con el riesgo de morir linchado, Pepper presentó una demanda ante la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, pero antes de esto se enfrentó a abogados que lo re victimizaron por vestirse como lo hace, y  que se limitaban a decir "estamos en México", además de medios de comunicación que solo lo entrevistaron pero no dieron a conocer su historia.

La respuesta de los vecinos a la denuncia fue solo una disculpa, los acusados se comprometieron a no volver a lastimar a Pepper y a su familia, pero eso no es suficiente, insiste la víctima. "Como íbamos a concialiar con esa oferta, me parece ridículo que vengan a hacer tanto daño y que vengan a ofrecer una disculpa".

"Ellos me siguen agrediendo, si me los llego a topar me mientan la madre, me gritan. Si hay una semana donde no me los topo mandan a sus hijos a hacer maldades a mi casa".

Después de las agresiones ha tenido que ir acompañado porque lo han perseguido personas  sospechosas con el fin de hacerle daño, incluso "con machete en mano".

"Me ha tocado gente enmascarada que me mete las corredizas de mi vida con machete en mano, yo ya no salgo lo solo, ahora tengo que salir con grupos de gente".

La demanda legal continúa, así como las agresiones hacia su persona. Pepper camina por su fraccionamiento ante la mirada de sus violentadores. "Me demandó el joto, me demandó el joto", gritó su vecina días después de la denuncia que hizo ante el Ministerio Público.

Lo que le queda a la comunidad LGBT es resistir a un mundo adverso y no normalizar la violencia y la discriminación, enfatiza Pepper. Reconoció el apoyo de la regidora "Wera" Limón, quien ha tomado la bandera de la comunidad gay en el Ayuntamiento de León y ganó una posición para representar a Movimiento Ciudadano a raíz del trabajo del excandidato a la alcaldía Juan Pablo Delgado.

"Estoy muy agradecide por toda la personas que se ha acercado a dar palabras de aliento a apoyarnos a mí y a mi familia".

"Las principales palabras para la comunidad es que no nos callemos, que no normalicemos el hecho de la discriminación, que no se calle, que no se permita, que se hable y que se denuncie, que se hagan valer nuestros derechos, que nos apoyemos entre nosotros".