ESTADOS

“Sé que abusaba de las niñas, porque se metía a sus dormitorios"

El caso de una niña de 13 años y otros más destaparon los abusos que cometían en el orfanato La Ciudad de los Niños Salamanca. ¡Declaraciones impresionantes!

  • IVONNE ORTIZ
  • 31/05/2020
  • 18:19 hrs
  • Escuchar
“Sé que abusaba de las niñas, porque se metía a sus dormitorios
El Padre Pedro Gutiérrez Farías se encargaba del orfanato, en dónde convivían 324 niños, adolescentes y adultos con discapacidad. Se comprobó que en la casa hogar abusaron sexualmente de 9 adolescentes y 4 personas mayores de edad

Un orfanato en el que los niños juagaban a la mamá y al papá, era el mismo en el que el sacerdote Pedro pasaba a las habitaciones de las niñas, y en palabras de los testigos abusaba sexualmente de ellas. El mismo lugar en el que le quemaron las manos a una pequeña por robar plastilina.

Se llama ‘La Ciudad de los Niños Salamanca A.C.’ y apenas este viernes la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) confirmó que sí hubo torturas y abusos sexuales en la casa hogar en la que vivían 324 niños, adolescentes y adultos con discapacidades.

“Yo era la mamá y un amigo era el papá… pero el Papi Pedro sí sabe porque él también juega, y a mí no me gusta jugar a eso”, dice una niña de 13 años mientras explicó como tenía que mover su pelvis hacia delante y hacia atrás, en uno de los testimonios que dieron a la periodista Kenia Velázquez para integrarse a una carpeta de investigación.

Esta es una pequeña parte del hilo publicado en Twitter, en el que se narran los testimonios de las víctimas

Las declaraciones de los adolescentes que sufrieron abusos sexuales y tortura son macabras, la piel se eriza al imaginar el sufrimiento que atravesaron.

“Sé que abusaba de las niñas, porque se metía a sus dormitorios y se escuchaba llorar a las niñas y ellas después salían corriendo y no querían decir nada”.

Fotografía de la Ciudad de los Niños Salamanca A. C.

La CNDH confirmó que 9 adolescentes y 4 mayores de edad fueron abusados sexualmente. Lo que en un momento era ‘La Ciudad de los Niños’ se convirtió en un lugar incómodo y peligroso que era operado por el sacerdote Pedro Gutiérrez Farías, que se autonombró padre de 169 niños, al darles sus apellidos en el Registro Civil, a pesar de no serlo.

“Desde que tengo uso de razón sufrí de golpes con palos, nos hincaban sobre un palo y nos golpeaban. Recuerdo que en una ocasión hasta a un compañero le quemaron las plantas de los pies”.

La primer denuncia anónima en contra de la Asociación Civil se realizó en el 2016, además de abusos sexuales contra los niños señalaban el presunto desvío de fondos en la administración

Así son los sensibles testimonios que abrieron paso a una investigación que duró 3 años, desde el 2017.

“Nos encerraban por días en un cuartito de un metro de alto que se encuentra en los dormitorios de hombres, y había veces que se metían varios jóvenes ahí, algunos duraban una semana sin comer”.

Sacerdote Pedro Gutiérrez Farías

Estos testimonios se publicaron en un hilo de Twitter que desencadena los abusos que cometió el Padre Pedro, como lo conocían en Salamanca. Mucha de la información fue gracias a la investigación de la periodista Kenia Velázquez, quien desde el 2017 denunció esta fatal historia.

Tres años después de este primer capítulo, la CNDH condenó los actos cometidos en el orfanato. Y en un documento detallaron la tortura de 21 menores de edad y 10 adultos con discapacidad. Además de la violencia sexual en contra de 9 adolescentes y 4 personas mayores de edad. El trato cruel en perjuicio de 17 menores de edad y 2 personas adultas. La omisión de atención especializada para 20 adolescentes y 14 adultos con discapacidad intelectual, quienes requerían atención médica y psicológica por su estado.

“Mi papi me hace cosquillas en las rodillas, me las aprieta o me da una nalgada. No me gusta que me dé nalgadas porque a veces sí me las da fuerte, aunque ya me acostumbré, pero no le he dicho que no me gusta. El Padre a todos nos da nalgadas, también a las grandes”, cuenta una de las niñas en su testimonio.

Al menos 324 niños, adolescentes y adultos con discapacidad fueron albergados en el orfanato

Lo que comenzó como una denuncia anónima por violencia y abusos sexuales hacia los menores, desató un hilo de injusticias y abusos realizados en manos del sacerdote Pedro y las monjas que lo ayudaban a presidir la casa hogar.

El 11 de marzo del 2016 se inició una carpeta de investigación, a raíz de esto el DIF realizó una visita al albergue y se encontraron con algo sorprendente: una monja le quemó las manos a una niña de 7 años por haber robado una plastilina. Una juez federal sentenció en contra del sacerdote Pedro. Mientras que a la pequeña la trasladaron a otra casa hogar, y quedó en custodia del Estado. El juez pedía que se atendiera a los cientos de niños que vivían ahí. Esta historia comenzaba a desmoronarse.  

Mientras el Segundo Tribunal Colegiado en materia Penal de Guanajuato confirmaba la sentencia en contra del cura Pedro, el 12 de julio del 2017 el DIF Estatal tomó el control del albergue y el cuidado de 72 niños que lo habitaban. En septiembre del 2018 le regresaron el inmueble al sacerdote, pero no a los menores. Ante este escenario los habitantes pedían que le devolvieran “sus niños” al cura, a través de pancartas y movilizaciones.

La comunidad católica de Salamanca quería que los menores regresaran al orfanato con el Padre Pedro. Decían que eran "sus niños".

Nunca vincularon al sacerdote a proceso penal, pero el albergue estaba en “revisión” por la Fiscalía General del Estado. Mientras, el sacerdote decía “Es un milagro porque la situación estaba terrible, me acusaron injustísimamente”.

Los 324 niños y adolescentes vivían inhumanamente. De acuerdo con la CNDH, vivían en condiciones indignas, de promiscuidad, insalubridad y riesgo. Eran 135 niñas, niños y adolescentes, así como 191 personas con discapacidad intelectual.

“La Ciudad de los Niños es una obra de la patria, una obra de Dios. ¿Por qué me dediqué a esto? Porque Dios me dijo, yo no lo hago por dinero”, señaló el sacerdote Pedro mientras se acusaba a la institución por el presunto desvío de fondos.

Los habitantes protegían al Padre Pedro, no creían en los señalamientos que se le imputaban 

La Ciudad de los Niños se fundó hace 42 años, en 1978. Y apenas hace 4 años una demanda anónima destapó una ola de abusos que sufrían los pequeños y adolescentes. El orfanato está cerrado, no volverá abrir.

La CNDH emitió 10 recomendaciones para reparar el daño, bajo esta clasificación: 32VG/2020.  Estas van dirigidas a los Gobernadores de GuanajuatoMichoacán y Querétaro; a los Fiscales Generales de Justicia de Aguascalientes y Guanajuato, así como a los Presidentes Municipales de San Francisco del Rincón y San Luis de la Paz.

A los Gobiernos de Guanajuato, Querétaro y Michoacán se les solicita la reparación del daño a las víctimas, una disculpa pública, y dar seguimiento psicológico a las víctimas. Así como la cancelación del registro de la Asociación Civil.

En esta parte del documento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se detallan los abusos, delitos y torturas que se cometieron dentro de La Ciudad de los Niños 

Al Registro Civil de Guanajuato con motivo de las inconsistencias advertidas en las actas de nacimiento de 169 personas que fueron registradas como hijas e hijos biológicos del Presidente de la referida asociación civil.

La Fiscalía General de Guanajuato tendrá que determinar la probable responsabilidad de un miembro de la Asociación Civil en la comisión de un delito de índole sexual en agravio de una mujer que padece una discapacidad intelectual. Además de iniciar las carpetas de investigación en contra de los servidores públicos que toleraron el funcionamiento de La Ciudad de Los Niños.

Mientras que la Fiscalía de Aguascalientes deberá integrar la averiguación con motivo del secuestro de 2 adolescentes, a fin de que se determine su paradero y sean entregados a la Procuraduría de Protección de Guanajuato, autoridad que ejerce su tutela.