ESTADOS

San Antón de las Minas: un pueblo contra su apellido

Vecinos y ecologistas luchan contra la apertura de una explotación minera canadiense. Afirman que contaminará la cuenca que nutre a toda la región

  • JUANJO CABELLO
  • 10/07/2019
  • 10:01 hrs
  • Escuchar
San Antón de las Minas: un pueblo contra su apellido
Entrada al pueblo de San Antón de las Minas.

La batalla empezó en San Antón de las Minas y gana adeptos en todo el municipio de Dolores Hidalgo. Vecinos y ecologistas luchan con sus escasas armas contra todo un proyecto minero de la empresa canadiense Argonaut Gold. Una compañía dedicada a actividades de exploración, desarrollo y producción minera.

Ya tienen presencia en México en el complejo El Castillo (Durango) y en la mina La Colorada (Sonora). Entre sus proyectos de exploración avanzada trabaja ya en San Antonio (Baja California Sur) y en la explotación del Cerro del Gallo de San Antón de las Minas (Guanajuato). Es en este último proyecto donde la compañía canadiense se ha encontrado con el rechazo frontal de vecinos y ecologistas

Vecinos de San Antón de las Minas se oponen al proyecto minero. (Foto: Facebook). 

La esencia del debate se encuentra en los procesos que planea usar la compañía canadiense en la explotación de San Antón de la Minas: tajo abierto y lixiviación en pilas. Técnicas muy agresivas que, según los ecologistas, contaminarán la Cuenca de la Independencia que abarca siete municipios. Más de 20 comunidades de la zona trabajan ya con la organización ecologista Acción Colectiva para frenar la mina. 

Argonaut Gold negocia la concesión de más de 20 mil hectáreas en el Cerro del Gallo. Pero la técnica de lixivación, que usa disolventes químicos para la obtención de los minerales, sobre todo cobre, puede contaminar los mantos acuíferos.  Este método apila el material sobre el que se vierten los químicos para obtener una concentración del mineral. 

La técnica de lixiviación produce graves afectaciones a la salud. Y consume y contamina grandes cantidades de agua, según argumentan los portavoces de Acción Colectiva.

"Una mina a cielo abierto produce polvo con metales pesados, residuos de cianuro de sodio y un drenaje ácido, lo que provoca enfermedades en la piel, en los ojos, abortos, deformaciones genéticas y problemas renales", argumentan los ecologistas.

El proyecto minero cuenta también con la oposición de los vecinos de San Antón de las Minas. Los procesos con cianuro para extraer oro, plata y cobre contaminarán la cuenca Independencia, acuífero que surte a los municipios de Dolores Hidalgo, San Miguel de Allende, San Luis de la Paz, San José Iturbide, San Felipe, San Diego de la Unión y Doctor Mora. Lo que podría provocar un desastre ecológico en toda la región, aseguran. 

La escasez de agua en esta zona del estado de Guanajuato es otro de los argumentos capitales del frente opositor al proyecto de Cerro del Gallo. No obstante, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ya aprobó una concesión  para que la empresa canadiense Argonaut Gold puede extraer de la cuenca cerca de un millón de metros cúbicos al año. 

Ante el masivo rechazo de los habitantes hacia el proyecto de explotación, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez tuvo que salir al paso de las críticas. El líder estatal instruyó a la secretaría de Gobierno, a la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (SMAOT) y a la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable (SDES) que revisen a fondo el proyecto para hacer un informe sobre su viabilidad. 

"Antes de emitir cualquier opinión a favor o en contra hay que revisar el proyecto. Y sobre todo escuchar a todos los pobladores. Tiene que haber un acercamiento con los vecinos. Ya le pedí al secretario de Gobierno que se dé una platicada con ellos. Muchas veces lo que falta es información y es importante que la población esté bien informada de qué es lo que se va a hacer y qué es lo que no se va a hacer", afirmó el Gobernador de Guanajuato.

Y es que los vecinos tienen miedo de que los productos químicos utilizados en el proceso contaminen los mantos acuíferos y generen enfermedades. Exigen una garantía de que los químicos que usará la compañía canadiense Argonaut Gold no contaminarán el agua, la flora y la fauna. Y de momento nadie se la ha dado.