ESTADOS

Pareja de abuelitos van a vacunarse con un tanque de oxígeno cargado

Guadalupe y Ramón están afuera del Poliforum, sentados en dos sillas. Su hijo llegó a formarse 18 horas antes de que ellos recibieran la vacuna

  • IVONNE ORTIZ
  • 07/04/2021
  • 07:30 hrs
  • Escuchar
Pareja de abuelitos van a vacunarse con un tanque de oxígeno cargado
Ramón y Guadalupe son algunos de los cientos de adultos mayores que se formaron en el Poliforum para recibir la vacuna. Hasta este miércoles el 61% de los adultos de León han sido vacunados (Foto: Ivonne Ortiz / La Silla Rota)

León-. Bajo el sol de las 12 del día y viendo los coches pasar, están Guadalupe y Ramón, una pareja de abuelitos sentados en dos sillas negras, afuera del Poliforum. Con la vacuna recién puesta, y el pequeño dolor de la inyección, la pareja de "abuelitos" ve en el antídoto contra el covid-19 un "alivio" a esa preocupación de contagiarse de nuevo.

Ambos están vestidos de negro, abrigados y con cubrebocas de tela. Tienen otra cosa en común: usan bastón para caminar. Sus pies ya no soportan los más de 60 años que cargan.

Lo sorprendente es que Guadalupe trae un tanque de oxígeno medicinal a su lado, cuidando que su saturación sea mayor a 90%. Con una voz de esperanza, pero una memoria fallida, la señora dice que hace poco se enfermó de covid y va "saliendo de esta".

"Pues mira, yo todavía traigo el tanque. Voy saliendo de esta (el covid-19), pero aquí estamos, ya nos vacunaron".

¿Duele? Le preguntamos a Guadalupe, ella dice "no, casi no duele, ¿verdad?", le pregunta a su esposo, quien habla poco y en un tono muy bajo, apenas y dio su nombre. "Se llama Ramón", dice la señora "nomas que no quiere hablar mucho". Incluso, al preguntarles en que colonia viven, ninguno de los dos supo responder, la memoria no se los permitió. "¿Qué en donde vivimos?", le dice Guadalupe a Ramón, él tampoco se acuerda y se queda callado.   

Su marido solo escucha lo que ella dice y asienta con la cabeza. En eso, Guadalupe relata que la "pasó mal" cuando se contagió, pero que por fortuna vivió para contarlo y este lunes estuvo en una fila kilométrica para recibir el antídoto.  

El hijo de la pareja llegó al Poliforum a formarse 18 horas antes de que ellos recibieran la vacuna. Pues desde el viernes los leoneses sabían que más de 140 mil dosis de AstraZeneca llegaría a la ciudad el lunes o martes. El Gobierno Federal ya lo había anticipado.

"Mi hijo fue el que vino, nosotros no estamos aquí formados, ya llegamos en la mañana y él estaba aquí apartándonos el lugar. Hace ratito nos vacunaron", dice Guadalupe sonriendo bajo el tapabocas.

La pareja voltea hacia atrás y anticipa que una enorme cola de adultos mayores esperan la vacuna en el patio del Poliforum. Ellos, esperan a que su familiar los recoja en un auto. Su mirada está llena de fe y el "alivio" de recibir la primera dosis.

LA ODISEA DE RECIBIR LA VACUNA

A un año de que el virus tocara Guanajuato los abuelitos se formaron desde el domingo para recibir la vacuna. La lista de los centros de vacunación ya le había dado la vuelta a las redes sociales y a los grupos de WhatsApp. La gente esperaba el momento.

Algunos pasaron la noche en vela para ser los primeros en la fila, entre el frío y los vientos sorpresivos de abril. Lo único que les importaba es recibir la primera inyección que les promete inmunidad, en medio del caos.

Uno de los puntos atiborrados de gente -desde el domingo- fue la Secundaria No. 1, en la colonia la Candelaria. Ahí había adultos mayores con sus sillas, afuera de la escuela, frente al bulevar Valtierra.

Así fue el escenario en el primer día de vacunación.

Carros pitando el claxon porque iban rumbo a la Velaria de la Feria –en donde solo vacunan a los adultos mayores con discapacidad o dificultad para moverse-, camiones llenos de gente  a acompaña a sus abuelitos, adultos en sillas de ruedas con sombreros o gorras que los protejan del sol, señoras quejándose de los que se metieron a la fila, hombres y mujeres que no aparentan su edad y tienen que mostrar su INE para comprobar que tiene más de 60 años o los señores de campo que vienen desde comunidades rurales, con su sombrero puesto y un poco de "miedo" a ser vacunados.

FILA DEL POLIFORUM, UN CAJÓN DE HISTORIAS

Uno de los centros con más afluencia en el primer día de vacunación fue el Poliforum, ahí, en la fila, había un cajón lleno de historias. Como la de María Elena Vázquez, quien vio la muerte cerca a finales de noviembre del 2020, cuando se contagió y estuvo postrada en una cama con oxígeno por dos meses.

"Yo estuve a punto de morir, por eso estoy aquí haciendo fila. Si le da a uno "cosa" vacunarse, porque dicen tantas cosas, pero si es la única alternativa que tenemos, hay que tomarla".

 

O como don José, que tiene temor de ser inyectado sin el líquido de la vacuna, como el caso de la enfermera del IMSS de la alcaldía Gustavo A. Madero que engañó a su tío haciéndole creer que le aplicaría la vacuna Sputnik V contra Covid-19, pero fue ficción, no le aplicó nada al adulto mayor.

"Decían que en Brasil solo los picaban pero no les ponían el líquido, y ya hay un caso aquí en México que sucedió, pero los descubrieron. El temor mío es que a lo mejor yo sí me fijo pero a mucha gente no le vayan a hacer el "chanchullo" de que nomás los piquen y no les pongan el líquido".

Él viene de San Miguel de Rentería y al momento de la entrevista llevaba casi dos horas formado en una fila que daba la vuelta a la entrada del Poliforum y seguía unos metros más.

A un lado está don Salvador López, de 71 años. Él piensa que las vacunas "se tardaron" en llegar. Dice que lo ideal sería que toda la población fuera vacunada, pero que aún hay adultos mayores que se resisten por miedo al antídoto. El vecino de la colonia Oriental llevaba más de dos horas formado.

"Se tardaron en mandar las vacunas (...) Pues no tanto como emocionado (al preguntarle si está contento), porque muchos no se van a vacunar, que fuera la cosa pareja, todos vacunados, pero tampoco el Gobierno puede obligar a uno a que se vacune".

A propósito del "miedo" a la vacuna, en febrero pasado Magdalena López Sánchez, de 62 años, aseguró a La Silla Rota que las vacunas son "para acabar con uno", pero que a pesar de eso tenía fe. "No sabemos que es lo que nos vayan a poner, hasta ahorita yo no estoy bien enterada de eso", comentó la vendedora de tamales.

DATOS DUROS Y DETALLES

Este lunes arrancaron las jornadas de vacunación en León. El Gobierno Municipal destinó 43 puntos para su aplicación, entre zonas urbanas y rurales. Las 147 mil 300 dosis se aplicarían el lunes 5, martes 6 y miércoles 7 de abril, de 8 de la mañana a 8 de la noche. Estas vacunas serán solo para la primera dosis, es importante decir que en la ciudad habitan más de 160 mil adultos mayores.

Este martes el Gobierno informó que en los puntos de las colonias Nuevo Valle de Moreno, Los Limones y en la Plaza de la Ciudadanía de la Jacinto López no habrá vacunación.

Mientras que los puntos con mayor disponibilidad de vacunas, hasta las 6:53 de este martes, son el Hospital General, Poliforum, Centro Impulso, y las Plazas de la Ciudadanía Efraín Huerta y Griselda Álvarez.

En estos dos días de jornadas se han aplicado 89 mil 814 dosis, cubriendo así el 61% de la población de adultos mayores, según el corte que hizo la Secretaría de Salud de Guanajuato a las 10:47 p.m.

Este miércoles será el último día de jornada de vacunación. El Municipio ha hecho el llamado de no hacer filas durante la noche ni pasar horas afuera de los centros de vacunación, pues aseguraron que hay suficientes dosis para los adultos de León.