ESTADOS

Lorena no deja que el covid-19 entre a su negocio; así se protege

En el negocio de la señora Lorena no hay accesp para el covid-19. Se encuentra blindada para evitar que los contagios le afecten a ella y su familia

  • DANIELA RODRÍGUEZ
  • 23/07/2020
  • 14:00 hrs
  • Escuchar
Lorena no deja que el covid-19 entre a su negocio; así se protege
Una cortina de plástico impide el acceso del virus a la papelería de la señora Lorena. Imagen: (Daniela Rodríguez)

Por cuidado de su salud, la de su familia y de sus clientes, la señora Lorena decidió extremar medidas y proteger su negocio. Colocó una cortina de plástico para impedir el acceso del virus SARS-CoV-2 e implementó nuevas acciones preventivas.

La papelería de la señora Lorena Fernández, ubicada sobre el bulevar Omega, en la colonia Real Delta se encuentra blindada. Tras las rejas de seguridad, un plástico evita que los clientes que acuden sin cubrebocas puedan llevar el covid-19 a su negocio.

Es su negocio, pasa la mayor parte del día ahí. Un ciber y papelería han sido su sustento por ya varios años. La señora Lorena reconoce que son tiempos difíciles y exponer su salud complicaría la situación actual, por lo que actuar de forma responsable, es su aportación a la disminución de contagios en la ciudad.

Pero el plástico entre las rejas de seguridad no es su única acción, ya que desde la aparición de los primeros casos confirmados de covid-19 en León, la señora Lorena tuvo que suspender el servicio del ciber. Pues al tener contacto con el equipo, es más probable el contagio del virus.

 

“Tuvimos que pausar el servicio del ciber. Ahora solo estamos haciendo impresiones con memorias, mucha gente busca hacerlo con el celular, pero es un poco complicado porque hay que estar tocándolo mucho y es mayor riesgo de contagio”, dice la señora Lorena.

Sus ventas tuvieron una caída considerable, pero no es motivo para que confíe que la situación mejorará y que, probablemente con el regreso a clases pueda recuperarse.

La señora Fernández entrega los artículos escolares a sus clientes tras una breve limpieza, quiere dar la seguridad de que no llevan el virus a casa. Ahí, en el mostrador tiene a la vista una botella de gel antibacterial que no duda en ofrecer a su clientela. Atiende portando su cubrebocas y pidiendo una sana distancia cuando dos o más compradores se acercan.

Son pequeñas acciones que poco a poco va convirtiendo en hábitos. El covid no entrará a su negocio.


DR