ESTADOS

La muerte a domicilio: Ataúd de 4 ruedas circula por las calles de Guanajuato

Un ataúd motorizado atrajo la mirada de muchos capitalinos y turistas cuando fue captado circulando por las calles de Guanajuato

  • REDACCIÓN
  • 22/08/2021
  • 19:29 hrs
  • Escuchar
La muerte a domicilio: Ataúd de 4 ruedas circula por las calles de Guanajuato
El ataúd mide dos metros de largo, está esquipado con faros y un parabrisas. (Foto: Twitter / Out of context Guanajuato)

Guanajuato.- Cuando camines por las calles de Guanajuato observa bien, además de encontrarte con los secretos que alberga la vieja ciudad podrías ver el extraño ataúd de cuatro ruedas.

México es un país surrealista, lo dijo el mismo Salvador Dalí una vez que visitó el país. Cualquiera que no conozca el contexto de esta extraña tipo de vida de realismo mágico que llevan los mexicanos se sorprendería, pero para los nacionales lo extraño es normal o, por mucho, causa de una risa.

Esta vez, lo que sacó de contexto a algunos transeúntes que paseaban por la capital fue un ataúd motorizado. El extraño vehículo color gris con azul que atrajo miradas de capitalinos y turistas iba conducido por una pareja que además lo adornaron con calaveras, muy "ad hoc".

Esta sorpresa fue compartida también por los irapuatenses que por octubre de 2019 alguna vez vieron el mismo féretro móvil circulando por su ciudad. Quien iba detrás del volante era también el dueño: el señor Juan Ramón, de acuerdo al periódico El Sol de Irapuato.

Según el medio local, Juan Ramón lo creó inspirado en su vida laboral, él trabaja en una casa funeraria desde hace 20 años. El ataúd mide dos metros de largo, está esquipado con faros y un parabrisas, tal y como un auto normal, solo que este modelo es uno nunca antes visto por muchos.

El conductor explica que no es nada poco común atraer miradas gracias a su vehículo. A donde quiera que vaya todos giran la cabeza para verlo, recuerda que una vez incluso lo detuvieron unos federales en la carretera por que querían observarlo más de cerca.

Juan Ramón tardó un año en transformar el automóvil que antes era un Volkswagen a un ataúd motorizado. En cuanto lo tuvo listo salió a las calles no solo de Irapuato, sino que también de ciudades como Salamanca, Silao y ahora la capital.

PR