ESTADOS

La historia de tres bebés que nacieron en plena pandemia

Con unos kilos de diferencia pero las mismas ganas de vivir, estos tres pequeños nacieron en época de coronavirus. Sus madres relatan su experiencia

  • IVONNE ORTIZ
  • 17/06/2020
  • 12:13 hrs
  • Escuchar
La historia de tres bebés que nacieron en plena pandemia
Sophie, Dante y Gretel nacieron entre abril y junio. (Fotos: Cortesía)

Dante estaba dentro del vientre de su madre Martha, mientras al exterior los titulares de las noticias no eran los más agradables. Allá afuera había una pandemia mundial que mantenía a la mayoría de las personas encerradas.

Este pequeño nació el 8 de abril, a casi un mes de que el Gobierno anunció los primeros casos de Covid-19 en Guanajuato.

Mientras tanto, su madre Martha luchaba entre el riesgo de contagiarse ella y contagiar a su bebé. Dormía en una camilla del Hospital General de León. En dónde una enfermera le confesó que había una mujer embarazada en el tercer piso que padecía coronavirus.  

“Ese día me dirigí a las 10 de la mañana al área de Urgencias de Toco. La doctora me hizo una serie de preguntas, yo llegué con la presión muy alta. Me dio mucho miedo que hubiera contagios, ya iba nacer mi Dante”.

Dante nació el 8 de abril, casi un mes después de que se registraron los primeros casos de coronavirus en Guanajuato 

Martha llegó al hospital dos días antes de parir. Su presión le complicó el parto y primero tuvieron que regularizarla los médicos para poder dar a luz. Las horas alargaban la espera, todos querían conocer a Dante, y su madre solo pedía que su hijo naciera bien.

Ya era miércoles, y Martha había llegado al hospital el lunes. La incertidumbre preocupaba a sus familiares. Iban contra reloj. Se llegó el día, el 8 de abril Martha entró en labor de parto. El llanto de Dante la hizo sentir tranquila al saber que todo había salido bien.

Martha dio a luz en el Hospital General de León, ubicado en la colonia San Carlos La Roncha 

Dante pesó 3 kilos 300 gramos. Logró nacer en tiempos de coronavirus. Su madre no lo pudo acompañar a casa porque su presión seguían siendo alta y a eso se agregó una tos y una probable neumonía –que sus familiares aseguraban que era Covid-19. Sin embargo, los médicos desmintieron que se tratara del virus, si no de las bajas defensas de Martha al estar en un hospital en el que el aire acondicionado era intenso.

¿Cómo fue el caso de Sophie?

En el mismo mes, pero con días de diferencia estaba el caso de Sophie, una bebé que también nació en tiempos de coronavirus y que ahora tendrá una historia que contar.

“Todavía me faltaban 3 meses cuando empezó todo esto de la pandemia, me mandaron a mi casa que por el coronavirus”, dice Ana, madre de Sophie.

Ana platica que desde que iniciaron los contagios se tuvo que resguardar en su casa. Su madre le ayudaba en lo que podía y no le permitía salir “ni a la tienda”, cuenta.

Sophie pesó 3 kilos con 200 gramos al nacer 

Días antes de su parto Ana ya tenía dolores. La semana 40 llegó y decidió ir al Hospital Materno, que se ubica a lado de la Clínica T1 del IMSS. “Me iba a aliviar en la 58, pero no me atendieron porque me dijeron que ahí solo atendían a embarazadas con coronavirus”.

El momento se acercaba. Dice Ana que había muy poco personal médico en el Hospital Materno, y los pacientes eran muchos. “Como había mucha gente, como que los doctores estaban en su onda. “Pensaba: si me dio el virus y ya se lo pasé al bebé”.  

El Covid-19 era un peligro para Ana y su niña. Además de las molestias en el vientre que calificó como “lo más doloroso de mi vida”.

Llegó al hospital el sábado y su bebé nació hasta el lunes. Pasó su cumpleaños acostada en una camilla, entre paredes blancas  y con aroma a hospital.

“Lo peor fue que pasé mi cumpleaños en el hospital, aliviándome, y luego para que mi bebé no naciera en mi cumpleaños”.

Dentro del Hospital Materno de la Clínica T1 del IMSS nació Sophie 

 

La situación era tensa. Ana confiesa que su miedo era la salud de Sophie, no solo por el virus, si no que ella se preguntaba por qué su bebé no nacía si las 40 semanas de gestación se habían cumplido. De vez en cuando el virus atacaba sus pensamientos.  

“Lo que pasaba por mi mente en ese momento era el coronavirus. Decía: cuando ya estemos en el parto se va infectar, le va pasar algo”.

Sophie nació el 27 de abril y pesó 3 kilos con 200 gramos. Su llegada a este mundo fue toda una aventura.

El nacimiento de Gretel

Gretel vio la luz hace 11 días. Nació el pasado 6 de junio. Su madre Diana, confesó que por la situación era probable que la atendieran en un hospital privado porque “en muchos lugares no nos permitían el acceso a las embarazadas, los doctores dijeron que la mayor atención era para las mujeres embarazadas con riesgos”.

Antes de dar a luz Diana no sabía dónde sería su parto. En un momento pensó que en ningún hospital la querrían atender, por fortuna el personal de la Clínica 58 del IMSS le dio el servicio. Hay que recordar que en esta Clínica atendían a mujeres embarazadas contagiadas, como lo dijo Ana.

“Los miedos eran que al momento de la labor de parto nos contagiáramos. Ellas están chiquitas tan indefensas, que en algún momento pudieran agarrar el virus”.

Gretel llegó al mundo hace apenas 11 días, el pasado 6 de junio

 Diana comentó que al mismo tiempo que ella, otras 15 mujeres recibían atención en labor de parto. Unas se preparaban, otras ya habían dado a luz y unas más acababan de llegar. Pero “el quirófano estaba lleno”, dice. Ante esta situación, los doctores le avisaron que tendría que parir en una cama del Seguro Social, porque en el quirófano ya no había espacio.  

“Abajo estaba llenísimo, nunca llegó el camillero y yo tenía las contracciones a todo lo que daba, entonces me alivié en camilla. Gracias a Dios mi bebé nació bien, de alguna manera no batallé, mi parto fue natural. El doctor que estaba en guardia me ayudó a aliviarme”.

Fachada del Hospital No. 58 del IMSS (Foto: Jesús Palafox)

Gretel había llegado al mundo pesando 2 kilos 200 gramos, “estaba muy chiquita” dice su mamá. Pero su bajo peso hizo que el parto natural fuera más sencillo.  

A unos días de parir, Diana recuerda que durante su embarazo tuvo que estar “encerrada”.

“Siempre el tapabocas. A mí sí se me hizo muy complicado, tuve que estar más tiempo aislada, sin poder salir. Nos dijeron que lo mínimo que pudiéramos salir, que hiciéramos ejercicio en nuestras casas, prácticamente encerrada todo el día”.

Así fueron los nacimientos de Sophie, Dante y Gretel. Los pequeños que tendrán una historia que contar.