ESTADOS

Juan de Dios: el adolescente de 16 años que sacudió a Cuerámaro

El presunto asesino de 16 años era agresivo, cuenta la gente que lo conocía. Constantemente tenía problemas en la secundaria Francisco Javier Mina. Los habitantes de la comunidad de Tupátaro lo describen como un chico problemático

  • IVONNE ORTIZ
  • 12/02/2020
  • 12:20 hrs
  • Escuchar
Juan de Dios: el adolescente de 16 años que sacudió a Cuerámaro
Esta es una de las fotografías que Juan de Dios tenía públicas en su perfil de Instagram, depués de asesinar a las 4 menores

La gente lo describía como un chico problema, un adolescente que estudiaba la secundaria y constantemente estaba relacionado con agresiones, se llama Juan de Dios y tiene 16 años, es acusado de atropellar y matar a 4 adolescentes que iban en una motocicleta en Cuerámaro, ahora está prófugo.

Juan de Dios posó con pistola en una de sus fotos de Facebook 

Juan de Dios según los vecinos de la comunidad era un menor problemático, que estudió en la secundaria Francisco Javier Mina, en Tupátaro. Ahí tuvo problemas, de forma recurrente se le relacionaba con agresiones, contaron testigos para el periódico Correo. Hay que recordar que el presunto asesino posó con pistola en una fotografía de Facebook que hizo pública tiempo antes de atropellar a Rosa de 13 años, a Zicry y María Teresa de 14, y Michel de 16 años.

A esta altura se encuentra la secundaria en la que estudiaba 

Las hermanas Rosa y Michel fueron sepultadas en el mismo lugar, murieron junto a sus otras dos amigas Zicry y María Teresa

Las niñas murieron un domingo 24 de noviembre, y sus cuerpos quedaron tendidos sobre el asfalto, a unos metros de distancia cada uno. Tres fallecieron instantáneamente y una más en el hospital. Esa noche Juan de Dios manejaba una camioneta Explorer y estaba ebrio. Cuando las vio pisó el acelerador para arrollarlas. Extraoficialmente se dice que el menor se enojó porque las chicas ignoraron sus ‘piropos’.

El dolor de una madre: un policía se burló de su pérdida

Rosa Ávalos es mamá de dos de las cuatro adolescentes que murieron. Sus hijas eran Rosa Isela y Michel. Tres días después de su muerte, el 27 de noviembre ella, sus familiares y los habitantes de Tupátaro se manifestaron afuera de la Presidencia Municipal de Cuerámaro para exigir justicia. Pues Juan de Dios estaba libre, luego de pagar una fianza y aprovechar su edad para salir de las rejas, no le hizo falta un abogado.  

Foto: Periódico AM. Rosa Ávalos fue apoyada por los vecinos de Tupátaro después de perder a sus dos hijas.

Ese día la gente gritaba ¡Justicia, ¡Justicia! Pero los policías municipales los detenían con un ceño fruncido y duro. La señora Rosa contó que uno de los policías se burló de su dolor.

“Un policía se burló y me hizo señas de que cuánto quería por la muerte de mis hijas. Mis hijas no eran objeto que se vende y me dio mucho coraje, le di una bofetada y en eso se me dejan venir un policía y un hombre a patadas y es cuando el pueblo reacciona porque estaba enojado”, narró para el periódico am.

Los habitantes se molestaron por la reacción de las autoridades y fueron a incendiar la casa de los padres de Juan de Dios

Esta situación encendió la sensibilidad de la gente, y fue uno de los motivos por los que los habitantes caminaron a la casa de los padres de Juan de Dios, para incendiarla.

?“El pueblo se enojó cuando a mí me empezaron a agredir a patadas. Entonces vamos a la casa del asesino y la gente empezó a quebrar vidrios y hacer otras cosas que se pueden decir como actos de vandalismo, no terrorismo”, cuenta la señora Rosa.

El resultado de la manifestación: 17 detenidos, dos ya fueron liberados

Esta protesta reunió a personas de todas las edades y géneros. Había mujeres, hombres y adolescentes, todos unidos por la misma razón: prisión para Juan de Dios, el culpable de las cuatro muertes.

Foto: Periódico Correo. Imagen del día de la manifestación 

Cuando la gente prendió fuego a la casa del acusado, e hicieron destrozos en la cochera de la alcaldesa Ana Bueno los policías municipales y estatales reaccionaron. Entonces las patrullas comenzaron a rondar la comunidad, y detuvieron a 17 personas, que ahora son acusados de ‘terrorismo’ y están presos. Pero ayer se informó que dos de ellos ya están libres, según sus familiares.

La gente se reunió en la Presidencia Municipal tres días después de la muerte de las chicas, para exigir la aprehensión del culpable 

Los dos detenidos que fueron liberados no participaron en la manifestación. La familiar de uno de los capturados aseguró que la víctima salió de una farmacia, había comprado pañales y los policías le pusieron las esposas y lo cargaron. Hasta el momento dos personas se libraron de la prisión, pero 15 están tras las rejas.

La única pista de Juan de Dios

La cuenta de Instagram del asesino parece ser la única huella que ha dejado ver. Publicó su última fotografía el 28 de diciembre, después de Navidad, y un mes después de asesinar a Rosa, Zicry, María Teresa y Michel.

Esta es la última imagen  que Juan de Dios subió a sus redes sociales, el 28 de diciembre

Esta parece ser la única pista para encontrar a un criminal, que según los rumores de sus vecinos se fugó a Chicago. En Facebook la gente de la comunidad señaló que huyó junto a su familia, y esta versión podría creerse después de que su padre Luis Araujo Blanco solicitó un permiso para ausentarse de su trabajo. Era director de la primaria Balbina Zabala, y se fue de Cuerámaro.

Los cuerpos de las cuatro adolescentes quedaron separados por unos metros, murieron en el bulevar Deportiva en la comunidad de Tupátaro

Cuando La Silla Rota publicó la última foto de Juan de Dios en Instagram, el acusado eliminó sus imágenes, también la de su perfil. Ahora la cuenta está vacía, y solo tiene 10 seguidores, 10 personas que tienen acceso a su información y saben el paradero de un menor fugitivo.

El 3 de febrero se cumplieron dos meses desde su huida. Pues el 3 de diciembre tenía que presentarse a una audiencia en el Juzgado de Justicia para Adolescentes, en Irapuato y nunca llegó.  ¿Dónde está ahora? ¿La justicia llegará para las madres? ¿Su familia tendrá conciencia del encubrimiento de un asesino?

El chico de camisa azul, al centro de la imagen presuntamente es su hermano. Juan de Dios está en la orilla derecha