ESTADOS

(Fotos) Denuncian maltratos en asilo de abuelitos privado en Jardines del Moral

El asilo llamado La Casa de las Lunas, fue denunciado por familiares de residentes. Llamadas y mensajes anónimos compartieron evidencias del interior

  • SCARLETH PÉREZ
  • 30/07/2021
  • 22:42 hrs
  • Escuchar
(Fotos) Denuncian maltratos en asilo de abuelitos privado en Jardines del Moral
La Casa de las Lunas, un asilo denunciado por maltrato (Foto: Especial).

CUERPO: León, Gto.- A media noche, la familia de José -nombre ficticio para proteger la identidad de la víctima- recibió una llamada anónima, para denunciar que su familiar recibía maltrato en el asilo de ancianos. Segundos después de colgar, imágenes dolorosas, llenas de sangre, suciedad, golpes y negligencia, llegaron a la bandeja de mensajes de Whats App. Las fotografías comprobaron las palabras del mensajero anónimo, su familiar era maltratado al interior del asilo, en el que pagaban 13 mil 500 pesos mensuales por el cuidado oportuno para una persona de la tercera edad que vive con limitaciones físicas.

La franquicia nacional de asilos de ancianos, llamada La Casa de las Lunas, promete una vejez digna para sus residentes, pero la sucursal de Jardines del Moral, en León, se olvidó del servicio que prometen. Los familiares de José, compartieron a La Silla Rota detalles e imágenes del maltrato y la suciedad en la que sobreviven sus adultos mayores.

Adulto mayor con uñas largas, resultó con una uña mal retirada (Foto: LSR Guanajuato).

"Cuidamos de ellos como Nuestra Familia", asegura la publicidad de la franquicia en las redes sociales.

Al interior del inmueble ubicado en la calle Nube en Jardines de Moral, suceden hechos que no agradan a los familiares. Los 22 residentes, todos adultos mayores, fueron depositados en La Casa de las Lunas por su familiares con la intención de que especialistas cuidaran de su vejez y limitaciones acordes a su edad. Pero no fue así, los 13 mil 500 pesos pagados mensualmente no garantizan un servicio de calidad según las denuncias.

En las fotografías se aprecia un colchón lleno de chinches, en otra, un baño que está a punto del derrame de residuos fecales, también hay una mano herida, un pie con uñas extra largas, pisos sucios con manchas que parecen estar ahí por años, colchones viejos y encimados en los dormitorios, pero lo que más sorprende, son las heridas en la piel de los abuelitos provocadas para la falta de movilidad y llagas.

Colchón infestado con chinches (Foto: LSR Guanajuato).

Las imágenes mencionadas, fueron compartidas por el mensajero anónimo de José.

"Hay imágenes donde se ve que nuestro familiar fue aventado en una cochera, solo y por largos periodos, también le gritan groserías y es sometido a movimientos bruscos", detalló la familia de José.

A los familiares no les permiten el acceso a las instalaciones de La Casa de las Lunas, únicamente  pueden entrar a la sala de visitas, pero en marzo de 2020 cuando la covid se convirtió en pandemia, el acceso fue bloqueado. Los familiares de José sospechan que ese tiempo habría dado pauta a maltratos. Meses después, cuando los índices de contagio bajaron en el municipio, la visita a través de un acrílico era el mayor acercamiento que los familiares tenían con sus abuelitos.

(Foto: LSR Guanajuato)

"Cada vez se volvía más agresivo (José). No se dejaba abrazar. Creímos que era parte de su personalidad, ahora sabemos que fue por el abuso del que fue víctima", dijo un familiar.

El futuro para esos residentes cambió, el mensajero anónimo alertó a una familia que se encargó de distribuir rápidamente la información. Lamentablemente a muchos no les importó dejar a sus adultos en La Casa de las Lunas.

(Foto: LSR Guanajuato)

"Pedimos videos al encargado, llamado Eduardo, pero nos negó todo, dijo que no tenía acceso a las cintas", relató el familiar de José a La Silla Rota.

Los agresores de La Casa de las Lunas en Jardines del Moral, fueron identificados como Eduardo y Karla, encargados del lugar.

Entre las muchas historias de maltrato que le relataron a la familia de José destaca una donde una anciana se cayó, se rompió una pierna y la cuidadora Karla, le movía el pie lastimado. Fue una semana después que los encargados del lugar "Karla y Eduardo", avisaron a los familiares de la señora la herida sufrida.

Eduardo y Karla (Foto: LSR Guanajuato).

"Siempre que visitábamos a nuestro familiar, estaba todo tapado, no podíamos ver su piel, incluso cuando hacía calor. Nunca le ponían su ropa, siempre tenían todo revuelto. Hasta ahora entendemos porqué".

A la familia de José le detallaron que los cuidadores frecuentemente peinaban a los abuelitos como niños.

"Lamentablemente la demencia senil de nuestro familiar, no le permitió alertarnos del abuso", señaló un familiar.

El listado de maltratos compartido con evidencias a la familia de José, cuenta con detalles dolorosos y que por respeto a las víctimas, solo formarán parte del expediente de la denuncia que presentarán ante la Fiscalía del Estado. Misma que no ha podido levantarse a falta de un contrato firmado entre La Casa de las Lunas y la familia del residente, del cual nunca se le entregó copia a los familiares.

"Ahora sabemos que el contrato pasado fue cancelado y reemplazado por uno nuevo, la noche que sacamos a nuestro familiar".

OTROS TESTIMONIOS

En Facebook, la historia de José y lo que vivió en La Casa de las Lunas fue publicada, ahí otras cuatro personas relataron sus malas experiencias:

TESTIGO IA: Yo trabajé hace años ahí, como 4 años, una paciente llamada Olguita me pidió permiso para ver su novela de la noche y una coquita, se la di y le di permiso de ver su novela. Una compañera con muchos años de antigüedad le apagó la tele y Olguita le dijo: "tengo permiso". Llegué yo y le dije a mi compañera: "déjela, tiene mi permiso". No tardé ni un minuto cuando escuché gritos en la sala de tv, Olguita rasguñó a mi compañera de la cara, revisé las cámaras y mi compañera se la quiso llevar a jalones a dormir y en defensa, Olguita la rasguñó. Inmediatamente di aviso a mi jefe inmediato, se llama Eduardo, no hizo nada. Al día siguiente a Olguita le dieron medicamentos para la esquizofrenia.

TESTIGO CV: Mi mamá está ahí y sí se ha quejado de los malos tratos y gritos... también la pensamos sacar de ahí ya!! Se necesita vocación y mucha calidad humana para trabajar en el cuidado de personas mayores!!

TESTIGO GC: Pésimo servicio, yo lo viví en la casa del Moral, porque son dos Andrade y Jardines del Moral. Tuve a mi mamá un mes, la saqué, Gracias a Dios me mandó un ángel que me ayudó a cuidarla en mi casa, todo fue diferente.

TESTIGO DG: Le pasó lo mismo a mi tía abuela en el mismo lugar.

*Este texto reúne hechos ocurridos únicamente en la sucursal ubicada en la calle en la colonia Jardines del Moral en León.

*La Silla Rota tiene identificados plenamente a los familiares cuyos nombres no son revelados en protección de los involucrados.

SP