Extraño Venezuela, pero Guanajuato es mi hogar

"Extraño Venezuela, pero Guanajuato es mi hogar"

Juan Hernández, titular de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional señala que se tiene registro de entre 900 a 1,000 venezolanos en Guanajuato

ESTADOS
  • PATRICIA ROBLES
  • 11/10/2021
  • 08:31 p.m. hrs
  • Escuchar

León.- "Venezuela con todo su hierro y todo su petróleo, nunca valdrá más que sus habitantes", dijo una vez Renny Ottolina, locutor de radio, animador y político venezolano.

Venezuela ha sido un benefactor para el mundo, le regaló artistas, políticos, científicos y millones de personas trabajadoras al planeta. Algunos de sus habitantes están allá, construyendo un mejor lugar, mientras otros, como Mario, Jorge , Mariana y Julio están aquí en Guanajuato, formando parte de la multiculturalidad y diversidad que aquí existe.

¿Qué tienen en común Bolívar, Venezuela y Guanajuato, México? Pues que ambos son dueños del afecto de un venezolano radicado en León. Mario tiene 24 años de edad llegó México apenas siendo un niño. Era el año 2008 cuando por cuestiones laborales, él y su familia se mudaron a Durango, hasta que en 2011 a su papá le ofrecieron un trabajo en la capital mundial del calzado y fue cuando su historia en el estado comenzó a construirse.

Hace ya 13 que llegó y en esos 13 años no solo se llenó de México y de su cultura, sino que ha dejado en México la huella de Venezuela. Su acento suave, pero notorio hace viajar mentalmente a los mexicanos a un lugar desconocido para muchos y que unos solo conocen gracias al internet o la televisión. A pesar de los años su tono sigue ahí, siendo una referencia de sus raíces, de su primer hogar.

Como a muchos, ya sean mexicanos o extranjeros, la singularidad de Guanajuato despertó en él cierto cariño por el estado y por León.

"Me gusta bastante vivir en Guanajuato, es una ciudad que tiene un buen clima, buen nivel académico y la gente es muy amable y abierta culturalmente", consideró Mario.

El joven venezolano visita su país cada tanto, la realidad es que hace algunos años que no va, ya sea por ocupaciones en el trabajo, la escuela o por la inseguridad que se vive allá. A pesar de la distancia y el tiempo que separan Guanajuato de Bolivar, su memoria lo hace regresar y revivir su vida en Venezuela siempre que él quiere.

"Extraño Venezuela, extraño la comida, el clima, la música, la gente, el ambiente caribe, entre otras cosas", recuerda.

Hay un hueco pequeño en su corazón, un hueco donde debería estar su Venezuela pero que Guanajuato logra sanar de vez en cuando gracias a su gente y oportunidades.

"Considero Guanajuato mi hogar porque aquí vivo y están mis padres", dice Mario con aprecio.

Cerca de mil venezolanos viven en Guanajuato

Juan Hernández, titular de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional señala que se tiene registro de un aproximado de entre 900 a 1,000 venezolanos viviendo en Guanajuato. Los migrantes están establecidos en distintas ciudades del estado, siendo León una de las más elegidas, donde se calculan poco más de 400 habitantes venezolanos.

Mariana Rodríguez es una de las personas que, como Mario, encontró en Guanajuato un segundo hogar. Para ella una de las cosas más importantes para los migrantes venezolanos es el apoyo y la solidaridad que se brindan entre ellos.

"Siempre buscamos la oportunidad de conocernos, de integrarnos e incluso de ayudarnos y apoyarnos en situaciones y en tips para que se vayan integrando poco a poco a la comunidad" comentó Mariana.

Jorge Díaz Forero es un doctor investigador venezolano que se dedica estudiar la migración de sus connacionales a Guanajuato, dijo que, con la llegada de los migrantes, también llegó al estado una oferta profesional muy valiosa. El académico lamenta que una de las condiciones de la migración sea la crisis que se vive en el país.

"Pero, por desgracia y las circunstancias que todos sabemos, hemos tenido que salir de manera forzada de nuestro país y ustedes nos han dado este recibimiento", lamentó.

Jorge Díaz habla por muchos venezolanos cuando dice que Guanajuato es su casa y un refugio.

"Venimos a quedarnos, no estamos paseando, venimos acá a sentar raíces, a formar familia, a hacernos mexicanos. Venimos a hacer una familia donde se coma arepa en la mañana y en la noche se cenen tacos mexicanos, queremos hacer una nueva sociedad", dijo con orgullo.

Así es Guanajuato un lugar tradicional y orgulloso de su historia, pero con un gran espacio para la multiculturalidad y segundo hogar de miles de personas de todo el mundo.

PR