ESTADOS

“Esto es entre cabrones”: las 6 frases de la filosofía de El Marro

Sobre la forma de pensar de José Antonio Yépez Ortiz ‘El Marro’, poco se sabe. Pero estás frases, dicen mucho sobre su filosofía de vida

  • ZETTIA RAMÍREZ
  • 08/07/2020
  • 23:10 hrs
  • Escuchar
“Esto es entre cabrones”: las 6 frases de la filosofía de El Marro
Así lucía El Marro antes de convertirse en el fugitivo más buscado de Guanajuato (Foto: Especial).

Cuando se habla de José Antonio Yépez Ortiz, se sabe que es el delincuente huachicolero más buscado de todo Guanajuato. Sin embargo, de su forma de pensar al momento de delinquir poco se sabía. El Marro, quedó expuesto cuando salió a dar la cara, para amenazar a sus enemigos. Los integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación. Con estos pensamientos, el fugitivo echó a andar un cártel, que en sus inicios solo se dedicaba al robo de combustibles: 

-El pedo es entre nosotros, puros cabrones-  

En al menos 2 grabaciones digitales El Marro hizo hincapié en esa frase. Incluso, en el primer vídeo en el que salió a dar la cara, después de vivir casi 3 años en el anonimato, se entendió por qué la decía. Al criminal le “lastimó” saber que a su madre la habían capturado. Sus palabras estuvieron acompañadas de un ’ojalá y los oiga su madre, para que sepa cómo son pasados de verga’. El Marro, da a entender que él no se metería con las mujeres de sus enemigos. 

En otro momento, el delincuente habló de lo terrible que es escuchar “a sus mujeres, llorar en audios compartidos por Whats App, mientras son torturadas por integrantes de la banda enemiga”. No dio más detalles sobre lo mencionado. Esa información fue enfatizada con un ‘esto es entre cabrones’. 

-Les valió verga tener a toda la gente llorando- 

De acuerdo a las palabras del delincuente, a él no le “vale”, ver llorar a la gente. Al parecer, sus malvados planes pueden cambiar al ver la lágrima de su víctima, correr por la mejilla.  

¿Será que El Marro ha perdonado a más de uno, cuándo por su vida le suplican entre lágrimas? Esto, no se sabe, ni se puede comprobar. 

-Les voy a poner de a peso el kilo- 

En cuanto a las amenazas para sus rivales, El Marro uso una frase popular. ‘Les voy a poner de a peso el kilo’. En un decir de la mafia, el delincuente con estas palabras insinuó que, asesinará a muchos, por un muy bajo costo y/o poco esfuerzo. Fue una amenaza sangrienta, para el bajo mundo. 

La amenaza rompe con su promesa, de solo ‘entre cabrones’. 

-Yo no me ando escondiendo por mamadas- 

Yépez Ortiz advirtió que, siempre saldrá a dar la cara. Y en caso de cometer fechorías, dijo, 'saldré a decir que yo fui’. Este hecho lo comprobó en un penúltimo audio difundido. En el confesó, haber asesinado a 5 policías estatales. Los elementos fueron asesinados el pasado 3 de julio. El delincuente, acompañó su audio con un vídeo en el que se observa como los agentes, cuestionan a los abogados que sacaron a Doña María Eva, mamá del huachicolero, de la cárcel. El Marro dijo que, los mató por colaborar con sus enemigos. Ese multihomicidio, él se lo adjudicó. 

-Nadie hace nada, sin que uno les diga nada- 

El fugitivo, asegura que, sus “colaboradores” y/o compañeros, únicamente actúan bajo las indicaciones de los líderes. A lo que aseguró que, aquellos oficiales que asesinó, actuaron bajo órdenes de alguien más arriba de acuerdo a jerarquías.  

El Marro, no hizo señalamientos directos. Sin embargo, su pensar radica en órdenes jerárquicas. ¿Sus hombres, ‘solo actúan si él les indica’? 

-Tanto a mí, como a todos, nos va a cargar la verga- 

Si algo dejó claro, José Antonio Yépez Ortiz en sus mensajes característicos por su léxico altisonante, es que el delincuente sabe, que podría “morir en la raya”. La vida ilegal, en la que, el criminal se ha visto envuelto, sabe que, en cualquier momento su vida podría acabar. El huachicolero tiene claro, que no será eterno. 

Sobre la “filosofía” de vida de El Marro, aún hay incógnitas. El delincuente ha mostrado que la piedad no existe. Aunque sus palabras digan otra cosa.  

Sin embargo, estás frases, hablan mucho de la personalidad del huachicolero fugitivo.