ESTADOS

‘El Jordan’: el sicario de cabello azul involucrado en ataque al anexo

‘El Jordan’ es uno de los 4 hombres capturados por el ataque al anexo de Irapuato. Era peluquero, su cabello era azul, fue a casa de un amigo para teñirlo negro

  • REDACCIÓN
  • 10/07/2020
  • 16:13 hrs
  • Escuchar
‘El Jordan’: el sicario de cabello azul involucrado en ataque al anexo
El ataque ocurrió en el anexo 'Buscando el Camino a Mi Recuperación', ubicado en la calle Jardín de Arandas, en la colonia Arandas

Le dicen ‘El Jordan’, se llama Jesús Emmanuel. Es peluquero y al parecer le gustaba teñirse el cabello de colores. Su último tinte era el azul, luego pasó al negro, bajo la amenaza de ser capturado por la Policía. Tiene 25 años y hoy está detenido junto a tres sicarios que perpetraron el ataque en el anexo de Irapuato.

El Jordan’ viajó de Irapuato a Celaya horas después de haber masacrado a una veintena de hombres al interior de un Centro de Rehabilitación. Los espeluznantes detalles que revelaron un par de amigos de Emmanuel en la audiencia de este jueves, revelaron el paso a paso de ese día.

Imagen del día del ataque en el Centro de Rehabilitación 'Buscando el Camino a Mi Recuperación', el pasado 1 de julio (Foto: @SSC Irapuato)

María del Pilar dijo que ‘El Jordan’ trabaja con su esposo Christian en una barbería. Su amistad ya lleva “tiempo”. El día del ataque Emmanuel se fue de Irapuato a Celaya-su ciudad de origen-, tocó la puerta y les pidió que lo dejaran pasar la noche ahí. Ellos aceptaron, en la casa les pidió un “traste” con el que Pilar se teñía el cabello, se lo dieron y lo usó para pintar su cabello totalmente negro, antes lo tenía azul.

Al parecer Emmanuel quería burlar a las autoridades, pero un retrato hablado descifró su identidad. Se trataba de él, el mismo hombre que los sobrevivientes reconocieron como el primero que disparó en contra de los internos.

La Fiscalía de Guanajuato anunció el 6 de julio la captura de tres hombres involucrados en la masacre, les aseguraron armas de grueso calibre 

Es importante decir que ‘El Jordan’ se involucró en esta masacre días después de haber sido liberado junto a María Eva, la madre de José Antonio Yépez ‘El Marro’. Fue el 20 de junio cuando ‘El Jordan’ fue capturado junto a la mamá, hermana, prima y una colaboradora de ‘El Marro’ en San Isidro Elguera, Celaya.

Una semana después los liberaron por “inconsistencias” en el cateo de ese día. Días después Emmanuel ya estaba bajo la lupa otra vez, por la tremenda masacre en el anexo de Irapuato, en la que 27 personas murieron y 6 personas más resultaron heridas. Gracias al testimonio de una de ellas, dieron con ‘El Jordan’. A quien le dictaron prisión preventiva por homicidio y tentativa de homicidio.

Los internos convivían y la pasaban bien, un testimonio que estuvo ahí dijo que "era un buen lugar" y que los trataban bien (Foto: Buscando el Camino a Mi Recuperación A.C.) 

De acuerdo con la audiencia, la Juez Yolanda Frausto dio un plazo de 144 horas para que la defensa recabe evidencias, entrevistas, para demostrar la inocencia de ‘El Jordan’, mientras tanto el inculpado está tras las rejas.  

Los internos veían una película momentos antes del tiroteo

Antes de que tres hombres armados llagaran al Centro de Rehabilitación ‘Buscando el Camino a Mi Recuperación’ los internos veían una película, habían terminado de comer. De acuerdo con los testimonios de los sobrevivientes en la audiencia, los tres sicarios estaban vestidos de negro, usaban chalecos y armas largas, en su cintura tenían armas cortas.

Golpearon la puerta para entrar, sometieron a cuatro mujeres, pero ellas lograron escapar. Cerca estaban tres “padrinos” como les llaman a los encargados de un anexo, les pidieron las llaves para entrar a la habitación del segundo piso, al lograrlo llegaron gritando: “¿Dónde está ese hijo de su puta madre, Francisco?”, además de afirmar que venían de parte de ‘El Marro’. Una de las víctimas dijo “aquí no hay nadie con ese nombre”.

La trágica noticia paralizó la colonia Arandas, una zona aparentemente tranquila (Foto: Milenio)

Luego uno de los sicarios hizo una llamada, preguntó qué hacer con los internos, luego colgó y empezó a rafagear en contra de los hombres que ya habían puesto boca abajo.

Eran más de 87 casquillos los que escondía el segundo piso de aquel anexo, el resultado fue doloroso: 27 personas murieron. Los testimonios de los sobrevivientes se lograron gracias a que se “hicieron los muertos” para intentar sobrevivir.

La casa amarilla que fungía como anexo en la colonia Arandas, hoy está vacía y en las fotos de medios locales se aprecia un puño de flores y unas velas para recordar las 27 vidas.

El anexo era clandestino, llevaba más de un año operando, de acuerdo con el alcalde de Irapuato, Ricardo Ortiz (Foto: redes sociales)

IO