ESTADOS

Él es Alejandro Rangel, el ultramán de Pastita

Este joven de 26 años completó por quinta ocasión los 515 kilómetros que componen la severa prueba física y mental que representa el ultraman

  • REDACCIÓN
  • 25/10/2020
  • 18:01 hrs
  • Escuchar
Él es Alejandro Rangel, el ultramán de Pastita
Los últimos 84 kilómetros de los 515 son corriendo lo que representa hacer en la etapa final una doble maratón. (Foto Especial).

En el mundo pocas personas han concluído un ultramaraton y un joven guanajuatense, originario del Barrio de Guijas, con 26 años, es uno dentro del selecto grupo de los ultramanes

De hecho en 2018 fue uno de los primeros 15 en el mundo en concluir la tenaz prueba en su versión non stop (sin parar) con tiempo de 35 horas 15 minutos. La distancia representa  poco más de la existente entre León y Puebla

Alejandro Rangel, nacido en Guanajuato capital, la semana pasada sumó una estrella más a su impresionante carrera deportiva al completar los 515 kilómetros en una prueba que se dividió en tres días y que tuvo como sede Zacatecas. 

El primer día los competidores nadaron 10 kilómetros en la presa Santa Cruz y recorrieron 141 kilómetros en bicicleta. En la segunda jornada 280 kilómetros en bicicleta y el tercer día 84 kilómetros, lo que representa una doble maratón. 

“Creo que los últimos 84 kilómetros corriendo son los más duros de la prueba, ya que vienes con la carga de los dos días de intensidad (…) las piernas están desechas, duras, el ácido láctico está estancado, tienes que correr y no hay de otra, si estás adolorido o no, tienes que seguir”, señaló Alejandro en entrevista telefónica desde Los Cabos, en donde ahora radica.


Para este joven, ahora instructor de natación con una carrera técnica como masajista especializado, si bien la carrera implica un importante esfuerzo físco, el reto real ocurre en la cabeza. 

“Es un tema mental. Emocional. Tienes que estar en esos aspectos al cien por ciento. Obviamente empiezas con lo físico, kilómetro a kilómetro tu cuerpo se va cansando y entra la parte mental”, relata habituado a las largas distancias y recuerda con tranquilidad “haber tenido la fortuna” de terminarla cuatro veces más por etapas.

LM