ESTADOS

El “Cuatro Vientos” el ladrón de León que robó al presidente de México

Cuatro Vientos, así conocieron al carterista calificado como uno de los más especializados en la historia de México; era de León

  • SCARLETH PÉREZ
  • 02/03/2021
  • 08:59 hrs
  • Escuchar
El “Cuatro Vientos” el ladrón de León que robó al presidente de México
El Cuatro Vientos fue contemporáneo de “El Elotes” y “El Carrizos” ladrones de oficio, de tradición y de reglas (Foto: Especial).

El experto carterista leonés era conocido como el Cuatro Vientos, seudónimo que adquirió por su habilidad para robar. Entre 1958 y 1964 logró birlarle un maletín al entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, otros dicen que le robó la cartera, narra el documental de Netflix llamado “Los ladrones viejos”.

Era un tipo que le decían el Cuatro Vientos, parece que robó a López Mateos, si mal no recuerdo. Un presidente está resguardado por 10-15 personas en el primer círculo, y haberle sacado la cartera al presidente de la República, debe haber sido bastante hábil ¿no?, narra el sargento Rodríguez para el documental.


Se llamaba José Rodríguez Torres o Rafael Jiménez Infante, según los registros policíacos de los años 50’s, mismos que vivieron con la incertidumbre de la verdadera identidad del ladronzuelo. Vivía en Irapuato, pero era originario de León, recuerda su compañero de oficio y aprendiz Efraín Alcaraz Montes de Oca, alias “El Carrizos” otro carterista de dedos de seda.

 José Rodríguez Torres o Rafael Jiménez Infante, alias "El Cuatro Vientos".

Nunca hirió a nadie. Muy distinto a los carteristas de la actualidad que no son sino sanguinarios y vulgares asaltantes”, se lee en un periódico que habló del Cuatro Vientos, en el documental.

PARA LEER: LA HISTORIA DE 'LOS DURANGO', CAPOS QUE OPERAN EN BARRANCA DE VENADEROS

El Cuatro Vientos fue contemporáneo de “El Elotes” y “El Carrizos” ladrones de oficio, de tradición y de reglas; la primera: Cero chivatazos; la segunda: Ni una gota de sangre; la tercera: Nunca una violación, ni siquiera un toqueteo; la cuarta era la llamada Robin Hood: No robar pobres ni clasemedieros; la quinta: Jamás un muerto; recordó Efraín Alcaraz Montes de Oca, “El Carrizos”.

Recorte del periódico que evidencio el rostro y nombre de "El Cuatro Vientos".

Yo conocí a Rafael Infante, El Cuatro Vientos. Ese anduvo por California, por Los Ángeles, por Nueva York. Un gran “mete mano” internacional, recuerda el documental, iba a eventos internacionales.

Se desconoce si El Cuatro Vientos vive o muere. A su alías le hizo honor, se movía como el viento, invisible para sus víctimas y para la policía. Desapareció sin dejar rastro, libró la prisión y se retiró en la sombra del recuerdo del hombre de dedos de seda que robó sin herir, sin matar, sin abusar y sobretodo, sin dejar rastro.

sp