ESTADOS

Después de 40 años en obra negra, llega la demolición de un gigante

Nunca fue terminado. La construcción a simple vista estaba desalineada. El arquitecto encargado de la demolición afirmó que de ser habitado, pudo derrumbarse

  • SCARLETH PÉREZ
  • 30/04/2020
  • 10:37 hrs
  • Escuchar
Después de 40 años en obra negra, llega la demolición de un gigante
Después de 40 años, se inició con la demolición del emblemático edificio que vivió en obra negra.

Después de 40 años de lucir erguido a medio terminar, el edificio que tendría cerca o más de 6 pisos, está cayendo lentamente.

La madrugada de este jueves, la construcción frente al monumento a La Madre, ubicada entre el bulevar Venustiano Carranza y la Prolongación Juárez en el fraccionamiento Guadalupe en León, está cayendo a  trozos. Después de 40 años de a medio vivir, un gigante que nunca albergó personas y mucho menos sirvió como oficinas. Esta madrugada, llegó a su final.

Desde la media noche y hasta las 6 de la mañana de este jueves, un equipo de expertos en la demolición trabajó arduamente. Poco a poco, la construcción en obra negra, fue perdiendo volumen.

La construcción se truncó y el edificio vivió 40 años a medio terminar. El arquitecto encargado de la demolición, aseguró que el edificio nunca pudo ser concluido, porque estaba mal construido.

"Está mal construido, desde los cimientos, pudieron ser oficinas, pero de haberse habitado así pudo derrumbarse con llenar sólo un piso. El lugar tiene todo para que la siguiente construcción funcione bien, aunque sólo fui contratado para demolerlo", explicó el arquitecto Sergio Córdova Becerra, encargado de la demolición autorizada por Desarrollo Urbano el 12 de febrero del 2020.

Las más de 3 avenidas que rodean la construcción triangular, fueron bloqueadas. Trozos de piedras y tierra revoloteaban por el lugar.  Elementos de Tránsito y de Protección civil resguardaban la zona.

Hombres totalmente equipados, para una construcción en las alturas, van destrozando todo a su paso. De arriba abajo, el edificio irá perdiendo tamaño.

Así se vio el municipio a lo largo de su vida.

Fuertes estruendos asustaron a los vecinos de la zona. Solo se trata de grandes trozos de cemento que después de 40 años inmóviles, tocaron el piso. En días próximos solo quedará una gran montaña de escombros que será sacada de la ciudad poco a poco. El terreno quedará vacío y listo, para dar paso a una era que parecía imposible.

ZP