De León para Los Dandys del Congo

De León para "Los Dandys del Congo"

Norbert y Marcel vieron una oportunidad a 13 mil kilómetros de su país: llevar calzado desde Guanajuato a la extraordinaria Sociedad de Elegantes del Congo

ESTADOS
  • Patricia Robles / Luis M. López
  • 20/12/2020
  • 03:05 p.m. hrs
  • Escuchar

La Sociedad de Personas Elegantes del Congo produce una fuerte contradicción visual. Está compuesta por gente que luce zapatos costosos mientras caminan por enlodadas calles sin pavimentar.

Sus fotografías ya le han la vuelta al mundo. En ellas aparecen vestidos con caros y coloridos trajes a medida, accesorios de diseñador y lujosos sombreros lo que también para Norbert, congoleño en Guanajuato desde hace siete años, es sorprendente. 

Norbert Katende Ndamamba, trata de explicar de manera simple lo que significa esta sociedad conocida en El Congo como La Sape, —abreviatura del francés Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes; en español Sociedad de Creadores de Ambiente y Gente Elegante—, pero resulta complicado aun para él.

"Hay gente que no tiene casa pero que tiene zapatos que cuestan como una casa (...) es un mundo diferente de la realidad del Congo", explica a la Silla Rota Guanajuato Norbert, radicado en León.

Hace algún tiempo, ya viviendo en México, tuvo la idea de hacer zapatos inspirados en La Sociedad de las Personas Elegantes, el asombroso grupo de su país conformado por gente que gasta miles de francos congoleños en zapatos, trajes y accesorios, aún en condiciones de pobreza extrema. El PIB per cápita de El Congo no supera los 570 dólares anuales, poco más de 11 mil 400 pesos mexicanos.

Este país situado en el corazón del continente africano, ha padecido convulsas revueltas sociales lo que les ha impedido la estabilidad. 

Norbert Katende llegó a León en 2013 como maestro universitario de idiomas, de francés en particular a nivel licenciatura y maestría sin imaginar que antes de una década se uniría al gremio zapatero en "la capital mundial del calzado".

"La industria de León cuenta con muchos años de experiencia y lo que ofrece son productos de alta calidad", destaca el recién nacionalizado mexicano.

Y justo eso es lo que desean los llamados "Dandys del Congo": productos de alta gama y de calidad sin importar que esta región de Africa tenga los más bajos niveles de bienestar social por lo que pudieran parecer más apremiantes otros gastos.

La sub-cultura de la Sociedad de Elegantes del Congo ha tocado a todos en su país, comenta Nobert; hay mujeres que pertenecen a este estilo de vida, principalmente las que vivieron en Francia. Existen músicos y deportistas que han reforzado la cosmovisión particular de "los Dandys del Congo", amplía el joven empresario quien ya ha recibido asesoramiento de la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior de Estado de Guanajuato (Cofoce) para exportar sus productos. La pandemia mundial por la propagación del nuevo coronavirus ha postergado un poco este proyecto.

"No fue una estrategia, había incertidumbre con todo lo relacionado con los negocios; las economías estaban paradas", recuerda sobre el principio de la pandemia que coincidió con la internacionalización de sus zapatos.

 

La Sociedad de Personas Elegantes tiene su origen en el siglo pasado, en los barrios bajos de Kinshasa y Brazzaville y André Grenard Matsoua es considerado su fundador.

 "Los Dandys del Congo" fue el título de un reportaje de RT publicado en 2015 que los puso en la escena mundial. Su extraordinaria estética ha inspirado varios libros de fotografías dedicados a inmortalizar su forma de vestir, pero principalmente su filosofía de vida.  

Y al estar en la ciudad y conocer de su principal actividad productiva, recuerda Norbert,

"encontré oportunidad (...) en el Congo hubo un golpe de estado y han pasado mas de 20 años y no se ha podido recuperar", lamenta; por eso emprendió desde México.

Hace cuatro años, junto a su primo Marcel Mambo Mubiayil e inspirado en "los Dandys del Congo" crea Norcello, empresa de calzado elegante que desea llevar sus mocasines espectaculares al continente africano y convertir este calzado fabricado en León  en "objeto del deseo" pero a precios más razonables y competitivos. 

"Nuestra estrategia para llegar al Congo no es ir a poner una tienda, nosotros queremos buscar mayoristas, ya estamos en pláticas con unos tres interesados y queremos ir con productos físicamente para que los puedan ver y firmar contrato", relata Norbert.

Norbert Katende expone que hay diferentes grados "de locura" por la ropa y los trajes, zapatos y accesorios caros en su país. Varios "estilos" e intensidades, por decir de alguna forma, de miembros de la Sociedad de Elegantes. 

Marcel, su primo y socio en Norcello, por ejemplo, podría ser considerado parte de este movimiento congoleño pero de manera moderada, sin gastar más de lo que gana, aclara Norbert, quien reconoce que él mismo podría ser un miembro Sape; o su hermano menor, el más chico de once hermanos quien es médico militar, radicado en África. 

"A mi primo le gusta vestirse bien pero es proporcional a lo que él gana (...) mi hermano menor es como Marcel, mi primo, no va al cien por ciento de los Sape, pero viste muy bien", destaca.

El emprendedor africano en León señala que la cultura de los elegantes se ha colado a toda la sociedad y explica un poco de su origen:

"Luego de la Segunda Guerra Mundial los soldados del Congo que fueron a pelear a favor de los franceses cuando terminan la guerra reciben mucho dinero (...) entonces para diferenciarse de los que se quedaron en el Congo compraron ropa de marca y cuando regresaron los demás se preguntaban ¿qué es esto?", apunta el empresario y académico.

Norbert Katende espera que cuando las condiciones sanitarias lo permitan su proyecto de exportación pueda materializarse y dos culturas que parecen lejanas, a más de 13 mil kilómetros de distancia, encuentren caminos de coincidencia en favor "de la elegancia" y el buen vestir, y del desarrollo económico de ambos países.