ESTADOS

“Árboles cayendo, ventanas rompiéndose": leonesa vive el huracán Delta

Paola platica cómo vivió la catástrofe “el viento con una fuerza que nunca antes había visto”, tuvo que sellar puertas y ventanas para que no estallaran vidrios

  • IVONNE ORTIZ
  • 08/10/2020
  • 10:04 hrs
  • Escuchar
“Árboles cayendo, ventanas rompiéndose: leonesa vive el huracán Delta
(Foto: cortesía)

Cancún-. “Es una experiencia abrumadora”, así describe Paola el huracán Delta que tocó tierra este miércoles en categoría 3. Con pocas palabras confiesa que vivió momentos de “miedo”. La chica originaria de León vive en Cancún, Quintana Roo y narra que la madrugada de este miércoles sus ventanas y puertas estuvieron a punto de estallar.

Todo comenzó la tarde de este lunes, cuando Paola y su amiga se enteraron que Delta sería tormenta y no huracán, dice. Fue este martes cuando el caos se apoderó de los habitantes de Cancún. La gente hizo compras de pánico “yo hice una hora y media para poder entrar a un super pequeño de por mi casa y ya prácticamente todo se había agotado”.

Las farmacias, el servicio de transporte y los supermercados pararon labores más temprano.

“La gente comenzó a hacer sus compras de pánico, los negocios cerraron a las 1 p.m. por decreto oficial del Gobierno, farmacias y supermercados cerraron a las 5 p.m. y el transporte público dejó de trabajar a esa hora, incluso las rutas y camiones ya no subían pasaje para la zona hotelera y las autoridades regresaban a todo aquel que quisiera ingresar”.

En los hoteles el miedo era latente, tanto así que los turistas tuvieron que ser desalojados y acudieron a refugios.

“Los hoteles de la zona hotelera y Puerto Juárez desalojaron a los turistas llevándolos a los refugios de la ciudad”.

 

(Foto: Noticaribe Peninsular)

Paola narra que lo “peor” pasó en la madrugada de este miércoles “El viento con una fuerza que nunca antes había visto… árboles cayendo, ventanas rompiéndose”.

“Lo peor paso en la madrugada, actualmente no tengo luz eléctrica ni agua, hasta que se reponga el servicio ya que muchos árboles y postes de luz cayeron. La verdad si es una experiencia abrumadora, solamente se escucha el sonido del agua, el viento con una fuerza que nunca antes había visto, árboles cayendo, ventanas rompiéndose”.

 

(Foto: Cortesía)

Tuvo que sellar sus puertas y ventanas para evitar que los vidrios estallaran. Una noche en que “estuvieron azotándose”.

“Y el temor de que mis ventanas o puertas (que fijamos con cinta, estallarán los vidrios y no se esparcieran) terminaron por no soportarlo, toda la noche estuvieron azotándose”.

Paola sobrevivió a las fuertes rachas de viento y al sonido tenebroso del mar. Este miércoles por la tarde avisó a sus familiares que se encontraba a salvo. Compartió un video con los estragos del huracán Delta. En la grabación se ven árboles caídos y ramas moviéndose por el aire.

“En la zona en la que vivo no hubo mayores afectaciones, los hoteles sufrieron daños mayores; el huracán solo estuvo de paso. Me alegra decir que estamos con bien”.