ESTADOS

Álvaro, el militar coahuilense que resguarda las vacunas en León

Porque los militares también tienen miedo, dice Álvaro, quien ya fue vacunado contra la covid-19 pero se expone todos los días al contagio

  • IVONNE ORTIZ
  • 07/05/2021
  • 16:11 hrs
  • Escuchar
Álvaro, el militar coahuilense que resguarda las vacunas en León
Del 3 al 7 de mayo se vacunó al personal de educación pública y privada, en Poliforum León (Foto: La Silla Rota)

León-. Álvaro Garduño Santiago, de 30 años, solo deja ver su mirada porque el uniforme militar de la Sedena lo cubre de pies a cabeza. Él es uno de los tantos brigadistas que viajan de un estado a otro para resguardar las vacunas contra la covid-19 y que se exponen al contagio 24/7.

En el Poliforum León está Álvaro, acompañado de otro militar, ambos hacen guardia en la entrada de las instalaciones mientras se aplicaba la vacunación al personal educativo, este lunes. Detiene su paso para relatar cómo las autoridades viven las jornadas de vacunación.

“La verdad me siento muy orgulloso, es un honor para mi poder formar parte de estas brigadas de vacunación, es una gran responsabilidad la que la Secretaría de la Defensa pone en nosotros”.

Aunque el miedo es un sentimiento que los militares también conocen. Álvaro dejó su estado de origen para viajar a León, y estar al pendiente del orden y control de la vacunación. Contagiarse de covid, es uno de sus riesgos diarios.

“Claro, el miedo es un instinto natural, pero debemos aprender a controlarlo puesto que somos la primera línea de protección para la sociedad”.

Álvaro es originario de Coahuila, lleva más de 10 años en la Sedena. Viaja de un lugar a otro junto a sus compañeros brigadistas, como el personal de Salud y la Guardia Nacional. Trabaja jornadas de 12 horas. Por ejemplo, este lunes estuvo en Poliforum de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

“Es un trabajo desgastante a nivel nacional, pero no solo somos nosotros, somos todos (…) es nuestra función, servirlos a ustedes, que se sientan seguros que estamos para ustedes”.

 


Luego de unos minutos, menciona que tiene que retirarse, le quedaban 10 horas de trabajo y el día apenas comenzaba. Él y su compañero rondan uniformados el Poliforum. Del otro lado, hay una fila kilométrica de maestros y administrativos de escuelas públicas y privadas que esperan la vacuna.

Por cierto, este viernes fue el último día de vacunación, misma que se hizo al mismo tiempo en San Miguel de Allende, Irapuato y Celaya. El objetivo fue aplicar 354 mil dosis de  CanSino al personal educativo.

Guanajuato acumula 132 mil 243 casos de covid y 10 mil 924 muertes hasta este 7 de mayo, de acuerdo con Salud Estatal. El semáforo se mantiene en amarillo, y las autoridades piden no relajar las medidas frente a los festejos del 10 de mayo.