Ajolotes, la especie protegida que resiste en la Sierra Gorda de Guanajuato

Ajolotes, la especie protegida que resiste en la Sierra Gorda de Guanajuato

"Históricamente estaban en todo el estado pero cada vez hay menos poblaciones y menos ejemplares”, explica el investigador Gustavo Jiménez

ESTADOS
  • PATRICIA ROBLES
  • 22/09/2021
  • 03:00 p.m. hrs
  • Escuchar

León.-  La biodiversidad en Guanajuato es extensa, todo tipo de animales habitan aquí, incluso los ajolotes. Este anfibio místico para muchos que algunos creen que solo existen en Xochimilco también vive el estado. 

Los ajolotes son el anfibio más importante para los mexicanos, su nombre náhuatl ‘axolotl’ guarda por si solo un orgullo cultural que se hereda. La ‘x’ y el sonido de la combinación de las letras ‘tl’ trasladan a los mexicanos a una época prehispánica y extraña. De la misma manera, estos animalitos representan un acercamiento con lo lejano.

En México hay entre 17 y 18 especies de Ambystoma (el nombre científico de los ajolotes); de ellas, solo 16 se distribuyen en el país; y 15 son parte de alguna de las categorías de riesgo de la nom-059-semarnat-2010, lo que quiere decir que su existencia podría estar en peligro ante alguna amenaza

En Guanajuato hay una especie de ajolote que se llama Ambystoma Velasci, bautizada así por el herpetólogo Alfredo Dugès, quien describió a la especie en 1888 por primera vez. Para su nombre se inspiró en el pintor paisajista José María Velasco que comenzó a estudiar el ajolote como trabajo paralelo a su profesión de artista

Guanajuato está lleno de Ajolotes

Gustavo Jiménez-Velázquez, director de Coatl (asociación encargada de la promoción y cuidado de la biodiversidad), explica que hay registros de la especie de ajolotes Ambysoma Velasci en varias regiones de la entidad, pero donde más se pueden encontrar es en la Sierra Gorda.

Gustavo, en compañía de un grupo de científicos y biólogos, se dedica a estudiar a este animal en Guanajuato. En 2017, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas Bajo y la Reserva de la Biósfera de la Sierra Gorda de Guanajuato le encomendó estudiar el estado de conservación de los ajolotes en la Reserva de la Biósfera.

“Recorrí toda la Sierra Gorda de Guanajuato buscando ajolotes y encontré varias localidades donde las poblaciones están muy bien y sanas. Me di cuenta de que los ajolotes de la Sierra Gorda son muy representativos de los ajolotes de Guanajuato”, señala Gustavo

Fuera de la zona montañosa que menciona, la región es agrícola, ganadera y hasta urbana, pero describe la parte de un poco más arriba como  “una maravilla natural”. La sierra está repleta de ecosistemas, hay hasta semidesiertos y selvas, gracias a esta diversidad de ambiente es que los ajolotes pueden sobrevivir.

Cada día hay menos ajolotes en Guanajuato

Existen registros y evidencia científica de que hace décadas, incluso 100 años atrás, había ajolotes por todo el estado, pero cada día el número sufre una reducción. 

“Actualmente, solamente tenemos los registros en colecciones científicas y por parte de ciencia ciudadana que nos puede dar una luz de donde siguen estado los ajolotes. Históricamente estaban en todo el estado pero cada vez hay menos poblaciones y menos ejemplares”, explica el investigador. 

Los ajolotes son animales muy sensibles a la contaminación, y es bien sabido que distintas zonas del estado sufren a diario altos índices de aire y agua contaminada. Lo anterior, combinado con la presencia de peces exóticos, influye en la disminución de la población.

En un estudio realizado para la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Gustavo explica que “las principales amenazas de esta especie son la pérdida del hábitat y la contaminación y extracción del agua de los cuerpos de agua donde se distribuye, en algunos sitios existe una extracción ilegal de individuos (ajolotes) para consumo y elaboración de remedios tradicionales.”

Gracias a todos estos factores, el Ambystoma Velasci se encuentra en la categoría de Protección Especial de la nom-059. Esto quiere decir que no están propiamente amenazados, pero investigadores como Gustavo trabajan para que no cambie su estado de conservación.

Si no fuera por todas estas laborees de monitoreo y estudio, la existencia estos ajolotes en Guanajuato podría estar en riego. El primer paso para protegerlos es conocerlos y respetarlos. 

IO