ESTADOS

Dolor y rabia en el último adiós al agente Juan Diego González

"Son días dolorosos para León. Hoy estamos de luto, perdimos a uno de los nuestros", afirmó el alcalde Héctor López Santillana al inicio de su discurso

  • KIEV DÍAZ
  • 12/08/2019
  • 14:25 hrs
  • Escuchar
Dolor y rabia en el último adiós al agente Juan Diego González
La familia de Juan Diego, rota por el dolor, en el homenaje póstumo celebrado en León.

Emotivo último adiós a Juan Diego González. El Ayuntamiento de León celebró este lunes un homenaje póstumo en la Plaza Principal. Un sentido y doloroso acto en el que el alcalde Héctor López Santillana tuvo palabras de afecto y agradecimiento para el agente de la Policía Municipal asesinado el pasado sábado en la colonia León I cuando perseguía a los asaltantes de una ferretería. 

Compañeros de Juan Diego González transportaron el féretro en el homenaje realizado este lunes en la Plaza Principal

"Nuestro compañero cumplió protegiendo a los leoneses hasta el último día, es un héroe", aseguró el alcalde Héctor López Santillana a los familiares del agente Diego González Valadez, a quienes expresó su compromiso de que recibirán todo el apoyo necesario en estos duros momentos.

Juan Diego González, de 28 años, fue asesinado el pasado sábado en una intervención en la colonia León I. Dos personas fueron detenidas como presuntas responsables de su muerte. Su esposa y sus dos hijos estuvieron presentes en el homenaje así como amigos y compañeros de las corporaciones de seguridad del municipio. 

El secretario de Seguridad de León, Mario Bravo, también lamentó el crimen. “No bajamos los brazos, tenemos un compromiso con la ciudadanía y así lo demostró Juan Diego desde el inicio de su carrera", aseguró.

La cuadra donde velaron al oficial caído fue acordonada para impedir el paso de vehículos en la privada Cataluña de la colonia San Juan Bosco. “Nunca fue vago, siempre estaba en su casa y cuando estaba de cadete lo veíamos pasar muy contento, caminando rápido rumbo a la academia”, reveló un vecino presente en el velorio.

“Apenas hace un año y medio que terminamos la academia. Diego tenía toda una carrera por delante, ser policía era lo suyo, muy dedicado, honesto y profesional”, afirmó uno de sus colegas al periódico Correo.

Sus dos hermanas mayores y su hermano lloraban desconsoladamente en el velorio al joven asesinado de un balazo. Su esposa se encontraba muy afectada mientras una vecina cuidaba de los hijos de Juan Diego. A sus 28 años buscaba dar una mejor vida para su familia: su esposa y dos hijos pequeños.

Sus familiares no querían que fuera policía. Era amante del futbol, procuraba llevar a sus hijos al Metropolitano, al Zoológico o al Centro para disfrutar de un helado y aprovechar el mayor tiempo con ellos.

El joven oficial ingresó en el Servicio de Seguridad Pública en febrero de 2018. Familia y amigos lo describen como un ser humano tranquilo y amoroso con sus sobrinos e hijos, una persona siempre atenta a lo que requerían los suyos.

El alcalde Héctor López Santillana se comprometió a ayudar a la familia del agente asesinado. 

De carnicero a policía

Juan Diego estuvo trabajando en una carnicería para después iniciar labores en una fábrica de tubos de PVC. Pero un día decidió ser policía. Uno de sus mayores deseos era ser agente de Tránsito,  pero al final se tuvo que decidiri por la Policía Municipal. “En la generación de Juan Diego no hubo lugares para Tránsito, por la situación como estaba le dijeron que tenía que irse como Policía”, reveló Susana, la suegra de Diego en un testimonio al periódico am.

González Valadez, de 28 años, deja esposa y dos hijos: Vanessa, de 5 años, y Diego, de un año y medio. Su hija Vanessa siempre le dijo que no quería que fuera policía. A pesar de su corta edad ella temía por su padre. Sabía que era un trabajo peligroso.